imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D’ Estrabau
  • Lunes blanco

“Lunes Negro” es, desafortunadamente, un encabezado frecuente en nuestro continuo informativo. Fue acuñado originalmente para calificar desastres financieros, pero se ha extendido a todas las ramas de lo trágico que son ¡ay! infinitas.

“Lunes Blanco” sería entonces una jornada positiva, capaz de hacernos pensar cautelosamente , al menos por un día, en la posibilidad de que no todo se lo esté llevando la siniestra asiática Ada Ching.

Antes que todo –porque antes que nada es nada– destaquemos el hecho de que uno de nuestros partidos políticos haya tenido los óvalos de aceptar la posibilidad de que uno de sus militantes destacados se haya enriquecido ilícitamente y haya cometido fraude contra el Gobierno de su entidad. Este evento histórico se produjo cuando la Comisión de Justicia Partidaria del CEN del PRI suspendió los derechos políticos del gobernador veracruzano Javier Duarte de Ochoa y otros seis militantes, al considerar que cometieron graves afectaciones que dañaron también la imagen de su formación. Hasta ahora el gobernador Duarte está suspendido en sus derechos políticos; la sanción que sigue, la expulsión del partido, se dará en caso de que la Procuraduría General de la República lo encuentre culpable de los delitos ya mencionados.

El lunes 16 de septiembre se convierte así en el parteaguas definitivo de la lucha contra la corrupción en México.

TERMINA LA HISTORIA DE LA AMÉRICA LATINA GUERRILLERA

Durante 200 años, América Latina ha sido incubadora y teatro de la actividad guerrillera, más que en cualquiera otra región del planeta. Afortunadamente, esta discutible distinción la perdió el lunes 16, cuando en la ciudad amurallada de Cartagena, el presidente Juan Manuel Santos y el jefe rebelde Rodrigo Londoño, firmaron la paz entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC), una guerrilla en actividad durante 52 años.

Quince jefes de Estado y Gobierno latinoamericanos, entre ellos el de México, Enrique Peña Nieto, atestiguaron el compromiso histórico. Las FARC, ahora, luego de haber entregado sus armas, se convertirán en partido político y buscarán el poder por medio pacíficos y, presumiblemente, democráticos.

Su desaparición, aparte la siempre importante eliminación de la violencia en la vida ciudadana, no sólo beneficiará a Colombia, sino a todos sus vecinos porque, como es sabido, uno, probablemente el principal, yacimiento de fondos para la guerrilla era la producción y venta de narcóticos. México, que era una de sus rutas hacia el gran mercado de los Estados Unidos, resultará así uno de los beneficiarios directos de la paz de Cartagena.

Y como cereza del pastel, está la victoria de Hillary Clinton sobre el declarado enemigo de México –tan declarado que comenzó su participación acusando a los mexicanos de “robarse” los empleos de los estadunidenses- Donald Trump, en el primero de los tres debates con que concluirán su campaña hacia las elecciones novembrinas por la Presidencia de Estados Unidos.

Las bolsas del mundo entero –incluyendo la mexicana– rebotaron gozosas, ante la hazaña clintoniana y clintonante.

Y también se recuperó nuestro vapuleado peso.

Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com
Sitio Web: juegodepalabras.mx