imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D’ Estrabau
  • Las masas desinteresadas y desinformadas

El Pacto Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés) es un acuerdo comercial que abarca 12 países del Pacífico con una población colectiva de unos 800 millones de habitantes -casi dos tercios más que la del mercado único de la Unión Europea (UE)- y con una participación del 40 por ciento del comercio mundial. México es uno de los países involucrados y, hasta donde sé, ya el presidente Peña envió el texto al Congreso y este lo está considerando.

El Transpacífico es una creación del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama y, además del aspecto comercial, su estrategia mal disimulada es aislar a China -que no está incluida entre los participantes- y conservar a Estados Unidos como la potencia hegemónica regional.

Pero en estos momentos a Obama no le aprueban en el Congreso gringo ni una ley para aumentarle el sueldo a los legisladores, y eso no es lo peor: lo peor es que tanto Hillary Clinton como Trump odian con odio jarocho el TPP, de modo que sus posibilidades de ser ratificado por EU están desapareciendo rápidamente.

Un reportaje reciente en el diario británico “Financial Times” examina lo que ocurre alrededor del TPP. Y tomando en cuenta los ejemplos del “Brexit” –la salida de Inglaterra de la Comunidad Europea- y del frustrado plebiscito por la paz en Colombia, concluye que este fracaso de la política interna de Estados Unidos subraya los peligros de la democracia popular, y advierte a los países que nunca deben dejar los asuntos de interés nacional en manos de las masas desinteresadas y desinformadas.
¿SE ACUERDA USTED DE “DÁNDOLE VUELTAS A LA SEGUNDA VUELTA”?

Si es usted parte del grupo de lectores y lector@s cult@s, informad@s, inteligentes y que no se dejan mover el dedo en la boca, probablemente recuerde una columna reciente en la que me ocupaba de la inquietud de varios partidos por incluir la “segunda vuelta” en el proceso electoral mexicano. O sea, que el candidato que no gane por una mayoría significativa, deberá volver a las urnas a medirse nuevamente con quien le siguió en número de sufragios.

Esto se aplicaría, según las versiones que circulan, en las elecciones para Presidente de la República y de los gobernadores de los estados. En ejercicio de mis prerrogativas como húngaro y pitoniso, pronosticaba yo que no pasaría mucho tiempo antes de que el asunto se pusiera sobre la mesa.

Y no pasó. La senadora perredista Angélica de la Peña Gómez acaba de presentar en el Senado de la República una iniciativa de reforma al artículo 81 de la Constitución para establecer la segunda vuelta en las elecciones presidenciales de 2018 , cuando ningún candidato obtenga el 50 por ciento más uno de los sufragios. Si este fuera el caso en 2018, la primera elección se realizaría el primer domingo de julio, la segunda el primer domingo de agosto.

Como es probable que, en algún momento, la cuestión de la segunda vuelta quiera ser manejada como consulta popular, plebiscito o referendo, habrá que meditar sobre la advertencia del FT: los países nunca deben dejar los asuntos de interés nacional en manos de las masas desinteresadas y desinformadas.
Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx