imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D’ Estrabau
  • Sucesión en Edomex: lo que Dios une, la política separa

 

La sucesión gubernatural en el Estado de México, un proceso cargado de misterio y mito, pues la leyenda lo señala como avatar de los resultados de la elección presidencial siguiente, tiene apenas un mes de abierto, y ya cobró sus primeras víctimas.

Todo comenzó el pasado tres de marzo, cuando Carolina Monroy del Mazo, diputada federal y prima del presidente Enrique Peña Nieto, anunció su intención de buscar la nominación del PRI –partido del cual es secretaria general– para la gubernatura del Estado de México, y continuó el 10 de octubre pasado, cuando Ernesto Nemer Álvarez, titular de la Procuraduría Federal del Consumidor ( Profeco ) expresó su intención de conseguir esa misma nominación, siendo ambos los únicos personajes políticos que han declarado abiertamente sus intenciones.

Esto de que surjan múltiples candidaturas, de los mismos o diferentes partidos, especialmente para el que es seguramente el Gobierno estatal más importante del país, no tendría nada de extraordinario, si no fuera porque la secretaria general Monroy y el procurador Nemer están casados en la vida real –digo, si está usted de acuerdo conmigo en que la política no es la vida real-  y lo han estado por 30 años, durante los cuales han procreado a Verónica, Carolina y  Ernesto Nemer Monroy.

¿SIGUEN CASADOS O YA SE DIVORCIARON?

Ninguno de los interesados se ha manifestado al respecto, pero hay versiones periodísticas de que, precisamente por las fechas en que la diputada Monroy expresaba su intención de buscar una posición para la cual, aseguró, se había estado preparando toda la vida, el vínculo matrimonial habría quedado disuelto. Si el divorcio fuera cierto, esto le daría tintes de melodrama a la búsqueda de la candidatura tricolor, porque significaría  que los problemas de alcoba se trasladarían a la arena pública.

Y si pasa lo que estuvo a punto de pasar en el Edomex hace cinco años, y ha pasado tantas veces en otros sitios, que un candidato rechazado por el PRI acepta la nominación de otro partido o alianza de partidos, la lucha electoral alcanzaría resonancias épicas. Tanto si Nemer es el rechazado, y Doña Carolina es la candidata o no (porque hay que recordar que seguramente seguirá siendo secretaria general del CEN priísta, y por lo mismo, protagonista importante en la batalla del 4 de junio de 2017) el espectáculo de marido y mujer, o de exesposa y exesposo, enfrentados en una campaña política, dejarán la de Clinton y Trump como un día de campo entre amigos de la
infancia.

Y si siguen casados, y  ambos insisten en buscar la postulación, de todos modos esta lucha inédita permanecerá como anécdota imborrable en los anales de la política
mexicana.
Y LOS QUE ESPERAN A VER CÓMO TERMINA EL PLEITO DE FAMILIA

Además de doña Carolina Monroy y su esposo o exesposo Ernesto Nemer, dentro del PRI mexiquense se mencionan como posibles abanderados al también primo del presidente Peña, el diputado Alfredo del Mazo Maza, a la actual secretaria de Educación del Gobierno del Estado, senadora con licencia Ana  Lilia Herrera Anzaldo y al secretario General de Gobierno, José Manzur.

Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx