imagotipo

Juego de Palabras

  • Gilberto Destrabau

  • Gilberto D Estrabau
  • Del joder y los jodidos

 

El verbo “joder” en México es como la honestidad política: se conoce, pero se usa poco. Lo nuestro, es “chingar”, que significa más o menos lo mismo –porque los sinónimos no existen– pero tiene raíces históricas, ya que viene de “cíngulo” (cuya pronunciación es “chíngulo”), el cordón con que los frailes se ajustaban el hábito a la cintura, y que en tiempos de la conquista y la colonia, usaban como fuete para apresurar el trabajo de los indígenas y su conversión al cristianismo. Queda claro que un fraile chingaba cuando te golpeaba, y jodía cuando se cogía a tu hermana.

“Joder” tiene derivaciones totalmente asexuales, como cuando alguna vez, Emilio Azcárraga Milmo, el famoso “Tigre”, declaró que “hacía televisión para los jodidos”. “Jodido” en este caso es un concepto económico, y también puede serlo médico, como en la expresión “me siento todo jodido”.

En el diccionario, aparece como primera acepción de “joder” practicar el coito; como segunda, hurtar y robar, como tercera, molestar y fastidiar. Cuando el presidente Peña declaró el martes que “ningún presidente se levanta todos los días pensando como ‘joder’ a México”, se refería, en su caso particular, a las terceras acepciones. De algunos de sus antecesores –porque él generalizó “ningún presidente”- es válido sospechar que alguna vez hayan manejado también las dos segundas.

Políticamente, lo más útil de la expresión es que da carta de ciudadanía al lenguaje llano en el discurso de los funcionarios. Una de las cosas que más repugna al ciudadano de a pie, y que más lo ha alejado de los políticos, es precisamente el retorcimiento con que usan el lenguaje, la oscuridad de los conceptos, la ambigüedad sospechosa. A partir del ejemplo de Peña, los gobernantes están prácticamente obligados, si no a usar vulgaridades cuando se dirigen a sus gobernados, sí los términos a que están acostumbrados, sus coloquialismos, las palabras que entienden y que manejan en el diario hablar.
LO DICHO, COMENDADOR: NI UNA SEGUNDA VUELTA MÁS

Prácticamente de manera simultánea al diálogo interactivo “Impulsando a México” en el que participaba el Presidente, los senadores del PRD proponían establecer la segunda vuelta en las elecciones presidenciales, y hacer obligatorio el Gobierno de coalición en caso de que el ganador no cuente con una mayoría clara.

Ambas categorías fueron desechadas por Peña Nieto como “gobiernos de ficción”. De los gobiernos de coalición dijo que no son viables y ejemplificó que en su mandato, al no tener una mayoría absoluta en el Congreso, se establecieron alianzas para sacar adelante diversas reformas estructurales.

De las segundas vueltas dijo que sólo construyen mayorías de forma ficticia, porque la elección presidencial no necesariamente va acompañada de la elección de quienes son representantes en el Congreso.

Además, dijo, “creo que este no es el momento oportuno para pretender hacer un cambio en nuestro régimen político electoral, por la distancia a que estamos de la elección”.

Finalmente, aunque advirtió que se están revirtiendo las cifras de delitos dijo no sentirse satisfecho en materia de seguridad.

Buenos días. Buena suerte.
juegodepalabras1@yahoo.com

Sitio Web: juegodepalabras.mx