imagotipo

Juego de palabras | Cuando el destino nos alcanzó…

  • Gilberto Destrabau

Es probable que el 25 de julio de 2017 sea seleccionado por futuros historiadores como el día en que la raza humana comenzó a volverse obsoleta.

La paranoica pesadilla de seres humanos sustituidos por robots se materializó, al salir al mercado en los Estados Unidos la pizza Zume.

La piza Zume es fabricada por robots y cocida en los hornos de los camiones que la entregan. El único humano en el proceso es el chofer del camión… pero ya sabemos que los vehículos autoconducidos están a la vuelta de la esquina.

El proceso no requiere que haya un restaurante físico en el área. Los camiones los remplazan y cubren varios sectores. Se ahorra tiempo y dinero.

Los robots se llaman “Martha” y se hacen cargo de amasar la foccacia, esparcir la salsa y cargar el horno, en una línea de producción al mejor estilo de las fábricas. Pero, dice Julia Collins, cofundadora de Zume, en entrevista con Digital Trends, “creemos que en marzo del próximo año, nuestra cocina será automática en un 80%”.

Zume quiere ser el “Amazon de la comida”, de acuerdo a Forbes. El proceso es completado por unos camiones de alta tecnología, los cuales son operados por la empresa. Cada uno de ellos está equipado con un iPad para tomar las órdenes y 56 hornos.

Las pizzas abandonan la casa matriz estando medio cocidas y el proceso final de horneado se efectúa mientras esta llega al cliente, con lo cual la empresa garantiza que el manjar llegará recién salido del
horno.

La pizza de Zume tiene 170 calorías por tajada, mientras que las de Domino’s tienen 300. Además vienen con menos grasa, colesterol y sodio.

CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE

La película Cuando el destino nos alcance transcurre en el año 2022 y nos proyecta una historia en donde la sociedad está sumida en un caos de hambruna y pobreza , debido a la falta de recursos naturales como consecuencia del cambio climático.

El famoso efecto invernadero, para ser exactos.

Los escritores de ciencia ficción han visualizado el fin del mundo, y/o de la civilización, mediante dos grandes mecanismos: uno de ellos es el que se describe en Cuando el destino nos alcance, la extinción de la raza por sobrepoblación y hambruna. Otro es el llamado de “holocausto”: la destrucción del planeta por el impacto de asteroide gigante, o por una guerra nuclear. Pizzas Zume ofrece una tercera vía: la sustitución de seres humanos por robots, hasta que sólo queden de los últimos.

Pero los otros escenarios no desaparecen necesariamente. Este diario publicó ayer una nota fechada en París, donde se anuncia que el próximo dos de agosto -dentro de seis días- la humanidad habrá consumido la totalidad de los recursos que el planeta puede renovar en un año.

El cálculo lo realiza la ONG Global Print Network, tomando en cuenta los recursos consumidos por la pesca, la ganadería, los cultivos, la construcción y la utilización del agua. El “día del rebasamiento” continua avanzando inexorablemente. Estos últimos 20 años pasó de fines de septiembre en 1997, al dos de agosto de este 2017.

Según GP “el costo de este sobreconsumo ya es visible: escasez de agua, desertificación, erosión de los suelos, caídas de la productividad agrícola y de las reservas de peces, deforestación y desaparición de
especies”.

Para concluir ominosamente: “Para satisfacer nuestras necesidades, hoy deberíamos contar con el equivalente a 1.7
planetas“.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com

juegodepalabras.mx