imagotipo

Justicia y derechos humanos en México / Marco A. Bernal

  • Marco Bernal

El acceso a la justica en México se debe materializar en la vida de todos los mexicanos. El respeto a sus derechos humanos debe tener como base el pleno acceso a la justicia y, en su caso, a un proceso penal que garantice la reparación del daño por su violación. Sin embargo, de acuerdo con datos del Cidac, en México solo el 1.5 por ciento de las denuncias presentadas llegan ante un juez.

Es de reconocer los esfuerzos del Gobierno mexicano en cuanto a la aprobación de reformas para garantizar el acceso a la justicia y la promoción de derechos humanos en el país. Para que el acceso a la justicia sea un derecho sustantivo para toda la población se deben mejorar también los mecanismos penales, para garantizar procesos penales justos y equitativos para las denuncias por su violación, y asegurar la reparación del daño, en caso de demostrarse la violación.

En México aún se carece de mecanismos adecuados para garantizar una reparación integral a las víctimas de violación de los derechos humanos. Si bien las reformas han incorporado al texto constitucional la obligación de las autoridades de reparar violaciones en el ámbito de sus competencias, aún queda un largo camino para materializar el texto en el acceso sustantivo a la justicia y a la reparación de daños.

El nueve de enero de 2013 se publicó la Ley General de Víctimas, en la cual se emiten lineamientos para garantizar la reparación adecuada a todas las víctimas. La ley es un logro para asegurar el derecho a la reparación del daño en México. Sin embargo, para que la ley se consolide como un mecanismo eficaz y se siga avanzando con resultados sustantivos, se debe poner a las víctimas como el centro de la política de Estado y garantizar la adecuada implementación al trabajar de la mano con las víctimas, protegiendo en todo momento su dignidad y evitando a toda costa su revictimización.

La tarea no es sencilla, es por esa razón que el Estado, las organizaciones de la sociedad civil y las asociaciones de víctimas deben trabajar de manera coordinada para asegurar la adecuada implementación de la ley, establecer en conjunto metas para garantizar la reparación de daños, y para prevenir futuras violaciones. Es primordial el intercambio de ideas y el trabajo conjunto para establecer la reglamentación necesaria y asegurar los mecanismos para aumentar el número de denuncias que se presentan y las que llegan a los jueces.

La materialización del acceso a la justicia y a la reparación de daños para las víctimas de violación de los derechos humanos, debe ser considerado un trabajo conjunto de la sociedad y el Estado. Un trabajo que muestre los avances en los mecanismos de justicia, y así asegurar la prevención de violación y aumentar el goce pleno de los derechos humanos de cada mexicano.