imagotipo

Kilómetro 31, parte 2; el largo camino de una historia que nunca llega

  • La moviola/ Gerardo Gil

En Kilometro 31, parte 2 (Rigoberto Castañeda ,2016) la exacerbación genérica y el carácter superlativo de los personajes salvan el barco. En el filme, secuela del blockbuster que se presentó en 2006, lo de menos es la historia que da demasiadas vueltas para llegar al tan prometido eje central. A la segunda parte en forma, vaya.

El juego para el espectador es entrar de lleno en el mundo de la ficción que plantea Castañeda –autor del guion también-. Y a partir de ese acuerdo el asunto puede fluir. Al público le debe quedar claro desde el principio que el universo ficticio que plantea la secuela parte de Kilometro 31 (Castañeda, 2006) aunque en casi la mitad del filme poco tenga que ver.

Y en ese universo entra la paleta de colores, algunas referencias a la primera parte y sobre todo lo superlativo, lo exacerbado de personajes y escenas: el policía a la Mike Spillane con todo y gabardina que vive atormentado y hundido en el alcohol por los acontecimientos de la primera parte, la candidata política a la que no se le ve una sola emoción, el torvo niño sabelotodo que uno adivina es la clave del “misterio”. En fin, esa leve, ligera caricaturización de los personajes, le da cierta legitimidad genérica, un aire de dignidad a una historia para ser honestos forzada.

Han pasado siete años de los acontecimientos de la primera parte y el oficial Martín Ugalde (Carlos Aragón) debe investigar la desaparición de niños siempre entre las avenidas Río Churubusco y Mixcoac. El asunto toma relevancia al desaparecer el hijo de una prominente política “Marina” (Verónica Merchant”.

Las pesquisas lo llevan con un científico paranormal “Nahum” (Adriá Collado) por cierto nunca especifican de qué es paranormal, solo así se presenta y su raro hijo “Tomás” (Matías del Castillo) un niño de siete años que oscila entre lo pasmado y torvo, que solo abre la boca para decir las cosas más raras que se le puedan ocurrir a un guionista o adivinar que va a sonar el teléfono.

Los tres, el policía borracho, el investigador de lo paranormal y el niño torvo-pasmado, se adentrarán de lleno en la investigación para descubrir la razón de la desaparición de los infantes, que no será otra cosa más que una referencia a la clásica llorona –no es spoiler eso se adivina desde el principio- y hasta recuerda a Batman Returns (Tim Burton, 1992).

Ahí, en ese punto, es donde se enlaza la ahora franquicia. Pasada ya casi la hora de iniciado el filme.

Pero ese mundo ficticio, ese universo propio de exageración genérica y de personajes, le da al filme –ojalá y no a su pesar- un atractivo que la medio salva de un guion demasiado lento e inconsistente. Kilómetro 31, Segunda Parte es el blockbuster per sé, que convence a los convencidos y quizá decepciona a los escépticos.
En corto (Adenda Morelia y Alicia está de regreso)

1.-Dos filmes caben destacar en la etapa final del Festival Internacional de Cine de Morelia en su 14 edición, que se llevó a cabo del 21 al 30 de octubre: el primero La Muerte de Luis XIV (Albert Serra, 2016) sobre la agonía del llamado rey sol en agosto de 1715. En medio de intereses de poder y presa de sus súbditos más cercanos, el monarca agoniza y esto sirve para hacer una alegoría de la pérdida amarga del poder.

Protagoniza Jean Pierre Léaud (aquel niño de Los 400 Golpes) en sus planos secuencias se ve el drama final de la nada, cuando el poder se va. Indispensable.

2.- El otro filme es Barakah Conoce a Barakah (Mahmoud Sabbagh, 2016) ligera comedia sobre dos jóvenes de diferente clase social que se enamoran en Arabia Saudita. Indispensable porque es de los pocos filmes producidos en ese país. Una curiosidad.

3.-Ha destacar la sección de cortos. Lo mejor: Aurelia y Pedro de Omar Robles y José Permar. Y por supuesto el premio a la trayectoria entregado al crítico Jorge Ayala Blanco por la Red de Periodistas Cinematográficos.

4.-Alicia aún Vive Aquí: Disney da el banderazo de salida a los estrenos llamados Home entertainment con Alicia a Través del Espejo. Apuesta importante para salirse de la narrativa de los comics. Protagonizada por Johnny Depp y Anne Hathaway es una adaptación de la novela de Lewis Carrol. Vale la pena para que los chavos salgan un poco de lo habitual y se adentren en un clásico.