imagotipo

La competencia en Berlín 2016 termina con dos filmes interesantes | Alexis Grivas

  • Alexis Grivas

BERLÍN, Alemania.- Veinticuatro horas antes del cierre del certamen y de la atribución de los premios oficiales otorgados por el jurado internacional, las dos últimas películas de la competición resultaron interesantes, aunque de estilos y concepción totalmente opuestas.

La iraní La Llegada de un Dragón, de Mani Haghighi, es un supuesto thriller que roza lo grotesco -por intención, claro…- a la vez que parece aspirar a una crítica velada de la situación político-social de su país. Haghighi, quien regresa a la Berlinale, donde en 2012 presentó su cuarta película Recepción Modesta en la sección del fórum, accede este año a la competición con este filme ambicioso y logrado, esto si, en cuanto a sus intenciones.

Haghighi es por otro lado un multifacético talento:   fotógrafo, actor y guionista que ha colaborado en varias ocasiones con su compatriota Asghar Farhadi (el oscareado director de Una Boda). Ha protagonizado Buscando Elly (Oso de plata en Berlín 2009) y coescribió el guión de Fuegos de Artificio de Miércoles, ambos dirigidos por Farhadi.

Al opuesto de la truculencia iraní, la austeridad con la que el joven polaco Tomasz Wasilewski trata la solitud humana a través de la historia de cuatro mujeres, impacta por su dirección controlada, precisa y el manejo de sus cuatro protagonistas, cuyos personajes viven en una pequeña ciudad de provincia a inicios de los noventa, poco después del derrumbe del bloque de los países socialistas en Europa. Su concepto de dirección y su observación de los detalles en el comportamiento de sus protagonistas, parecen venir directamente del legado del gran maestro del cine polaco Kieslowski.

GERARD DEPARDIEU atiende a sus fans cordialmente.

GERARD DEPARDIEU atiende a sus fans cordialmente.

No puedo saber si alguna de estas dos películas figuraría en el palmarés oficial que se dará a conocer como a las 12 horas del mediodía de hoy sábado, o sea, a pocas horas después de salir impresa la presente nota.

Lo que sí, uno podría pensar es que el jurado, dada su composición seria, atentó para el Oso de Oro a películas como la italiana Fuego en el mar, que trata el tema de los inmigrados que inundan a Europa huyendo del conflicto sirio, a la vez de que sería muy extraño que filmes como La Comuna del danés Vinterberg no figuraran en la cabeza del palmarés. Entre los que podrían aspirar a los Osos de menor categoría, aquellos de plata, anotaríamos, entre los 19 filmes en competición: Cartas de Guerra, del portugués Ivo M. Ferreira; Una Canción Para un Triste Misterio, de siete horas de duración, del filipino Lav Díaz, de la que hablamos en nuestra nota del día de ayer; y Hedi, del tunecino Mohamed Ben Attia, sin por supuesto olvidar la norteamericana Midnight Special, del prometedor Jeff Nichols. No se excluiría, por otro lado, algún premio, eso sí menor, para la coproducción mexicana Soy Nero, del iraní Rafi Pitts.

– Los jueces

El jurado oficial que será llamado a atribuir los codiciados Osos durante la gala de premiación y clausura, está compuesto por la célebre actriz norteamericana Meryl Streep como presidenta, de su colega italiana Alba Rohrwacher, del conocido actor inglés Clive Owen, de su compatriota y estimado crítico Nick James (Sight and Sound), de la realizadora polaca Malgorzata Szumowska, del actor aleman Lars Eidinger y de la fotógrafa francesa Brigitte Lacombe.

Por otro lado, el otro jurado oficial, que dará a conocer la primera obra ganadora, entre todas las películas de debutantes que se estrenaron en todas las secciones del certamen, está compuesto por la realizadora suiza Úrsula Meier, el actor italiano Enrico Lo Verso y el multilaureado joven realizador mexicano Michel Franco.

Notemos que dos años consecutivos fueron películas nacionales las que se alzaron con este prestigioso premio, dotado además con 50 mil Euros. Güeros, de Alonzo Ruiz Palacios, lo fue en 2014, mientras que 600 millas, de Gabriel Ripstein, fue coronado el año pasado. Sería casi increíble si este año se verificara un “hat-trick”.

Entre las cosas que sobresalieron este año en el festival fueron el ambiente propicio a debatir, presentar y ofrecer, a través tanto de películas como Fuego en el mar, como de debates y acciones especificas, apoyo a los exiliados que a olas huyen de Siria y de otras regiones de conflicto en Oriente Medio, tratando de llegar y buscar refugio en una Europa cuyos países guardan en su mayoría sus puertas de entrada cerrada para los refugiados.

EL DIRECTOR iraní Mani Haghighi y su actriz, Kiana Tajammol.

EL DIRECTOR iraní Mani Haghighi y su actriz, Kiana Tajammol.

Además, si justamente Fuego en el mar es un documental que se refiere de manera muy convincente a este tema, la Berlinale de este año dio un espacio considerable a los documentales en todas sus secciones. Del arriba mencionado y de Zero Days, del oscareado norteamericano Alex Gibney (Taxi to the Dark Side, 2008) sobre la creación de virus cibernéticos por países como EU e Israel (el programa Stuxnet, creado para sabotear el programa nuclear iraní), ambos en competición. Pasamos a la nueva obra del polémico norteamericano Michael Moore, donde invadir la próxima vez, el particular documental inglés Los Amantes y el Déspota sobre el increíble caso de una pareja de celebres actores surcoreanos raptados y traídos a Corea de Norte por el supremo líder norcoreano Kim Jong-Il, durante los años 50, para relanzar la industria fílmica de su país. Sigue en Berlinare Special, el documental Las estaciones en Quincy: cuatro retratos de John Berger, sobre este célebre escritor, pintor y crítico de arte inglés, filmado por cuatro cineastas, entre ellos el conocido crítico Colin Mc Cabe y nada menos que la famosa actriz británica Tilda Swinton.

– El mercado

A su vez, en el mercado hubo mucho interés para el documental sobre Maradona, dirigido por Asif Kapadía y Soy Bolt sobre el fenómeno atleta Usain Bolt, actualmente en rodaje corre por los ingleses Gabe y Ben Turner.

Entre otros, anotaremos también la música de extranjeros: Yo-Yo Ma y el conjunto de la ruta de seda, sobre el conocido chelista chino dirigido por el norteamericano Norman Melville, especializado en documentales de tema musical (Óscar en 2008 por su documental 20 pies de la fama) estrenado en la sección Berlinale Special, mientras que Panorama presento el retrato de Robert Mapplethorpe, el controvertido fotógrafo gay de los años 50 en el documental Mapplethorpe: mira a las fotos de los norteamericanos Fenton Bailey y Randy Barbato, un documental que además contribuye a las celebraciones del Panorama por el aniversario número 30 del famoso premio Teddy, reservado anualmente por esta sección de la Berlinale dirigida por Wieland Speck, a películas de temática homosexual.

En total, nada menos que un número record de 77 documentales fueron este año estrenados en las varias secciones de la Berlinale.

LA FALDA escocesa salta a la vista.

LA FALDA escocesa salta a la vista.

– Homenajes

En cuanto a los homenajes del festival de este año, los mismos concluyeron con aquel homenaje al gran director de fotografía alemán Michael Ballhaus, quien trabajo con los grandes del cine alemán (Wenders, Fassbinder, entre otros) y mundial. Fue justamente la película de Martin Scorsese, Gangs of Nueva York, director con el que el homenajeado tuvo una larga colaboración, quien se presentó en el homenaje, mientras que la conferencia de prensa de Ballhaus, fue entre las mejores charlas de este año en la Berlinale.

Ayer fue, por otro lado, el último día del EFM-el Mercado del Filme Europeo- ubicado en el histórico edificio Martin Gropius Bau y cuyo éxito lo obligó a extenderse por quinto año consecutivo en más locales, situados tanto el hotel Marriot y en salas adicionales en el Zoo Palast, la histórica primera sede del festival en el exBerlín occidental desde su creación y que desde el año antepasado se renovara totalmente, sirve como una de las tres cedes oficiales del certamen, las otras dos siendo el Berlinale Palast en Potsdamer Platz y el Friedrichstad Palast, ambas en el exBerlín oriental.

La impresión que se llevan los compradores-vendedores, la mayoría de quienes se encontrarán de nuevo en el mercado del festival de Cannes en el mes de Mayo, es muy positiva, a la vez que las compraventas estuvieron a niveles muy satisfactorios, de acuerdo a lo anunciado ayer aquí por el nuevo director del EFM Matthijs Wouter Knoll.

EL AUTOMÓVIL deposita a las estrellas incluso sobre la alfombra roja.

EL AUTOMÓVIL deposita a las estrellas incluso sobre la alfombra roja.

Un detalle particular en el EFM de este año fue el reforzamiento de las compañías compradoras de derechos de películas para su exhibición en sala, obligando a los gigantes de la compra para exhibición digital Netflix y Amazon a retroceder, por no haber podido dominar el negocio en el EFM al contrario de lo que ocurrió en Sundance, hace apenas un mes.

Este año, el EFM dio cabida a más de 500 compañías representando unos 70 países. Se registraron más de mil 500 compradores de todo el mundo, hubo en total unos ocho mil participantes se presentaron alrededor de 800 películas cerca 40 salas puestas a disposición exclusiva del EFM.

En cuanto al publico berlinés que acude al festival, se calcula que el número de los boletos vendidos se situará este año en el record de más de 330 mil, lo que refleja el creciente éxito del festival y del respaldo que beneficia a los habitantes de una ciudad que cuenta con una población de tres millones.

Las proyecciones de las películas del festival se extendieron de nuevo a otras 10 salas más en varios barrios de Berlín, una iniciativa llamada “Berlinale en las vecindades”, y que se realizó por séptimo año consecutivo, mientras que de nuevo, en este ciclo se abrió espacio dentro del EFM para a la presentación de series internacionales de TV, buscando acompletar su financiamiento…

Tanto esta iniciativa como el éxito de otras secciones del festival como lo son el Berlinale Talents, el Berlinale Coproduction Market, y el Fondo mundial de filme (World Filme Fund), que ofrecen respectivamente entrenamiento a jóvenes aspirantes cineastas y apoyan la coproducción de películas, garantizan de la mejor manera el futuro del festival y su expansión por todo Berlín durante los próximos años, por ser este evento una celebración del cine ofrecida a los ciudadanos de esta ciudad capital, algo que ningún otro festival de su talla, como Cannes, Venecia, entre otros, jamás han intentado o logrado.

Anotemos aquí que el Berlinale Talents se desarrollara de nuevo este ano dentro de unos días en el festival de Guadalajara.

FOTOS: AFP

/arm