imagotipo

La Creme de la Creme

  • Eva Makívar

  • Eva Makivar
  • ¡Viva México!

Los 9.4 millones de estudiantes chinos que este martes terminaron los dos días de presentación de su examen, pueden enfrentar hasta siete años de prisión si se descubre que hicieron trampa.

Se trata del primer año en que hacer trampa en el “gaokao” -como se llama a la prueba- es considerado como una ofensa criminal y por lo tanto sancionado con pena de cárcel.

¡Uja!, lo bueno es que aquí en México eso no pasa. Miren por ejemplo a Omar Fayad Meneses, que se fusiló argumentos y párrafos completitos del Plan Nacional de Desarrollo (PND) presentado por Ernesto Zedillo ¡hace 21 años!

Transcribió de manera textual fragmentos del PND, solo cambió verbos, o gentilicios, y lo presentó como su plataforma de campaña, ¡y pasó la prueba sin problema, ya hasta es el gobernador electo de Hidalgo!
Pa’que aprendan

La Fundación “Scholas Ocurrentes”, que vincula a escuelas de todo el mundo, inspirada en el papa Francisco, rechazó, a solicitud del propio Jorge Mario Bergoglio, la donación de más de 16 millones de pesos (como más de un millón de dólares) que le mandó el presidente argentino Mauricio Macri, como una colaboración para la sede argentina de esa entidad.

Estaba supuestamente destinado a sufragar los gastos de personal, equipamiento e infraestructura de la sede central de Scholas en Argentina.

Para el Papa fue una sorpresa, y no positiva, reportaron fuentes del Vaticano. Francisco argumentó que el país no podía mandar ese dinero con las necesidades que pasa el pueblo (una crítica a la situación social de Argentina…).

Uf, qué fuerte. Óyelo tú mi Mauri, entiéndelo tú mi Mike Mancera que anda regalando cunas y no tapando baches…
No 50, ¡100, 200 menos homofóbicos que él!

Mal se vio y así le fue a cierto funcionario de Jalisco.

José de Jesús Manzo Corona, quien desempeñaba funciones como coordinador A en la Secretaría de Desarrollo e Integración Social (Sedis) de Jalisco, posteó en su cuenta de Facebook una leyenda que causó enojo en las redes sociales, pues lamentó “que hayan sido 50 y no 100 los muertos en el bar gay de Orlando, la noche del sábado.’’

El secretario de Desarrollo e Integración Social, Miguel Castro Reynoso, dijo que solicitó el despido de este
funcionario.

“Los primeros que debemos ser tolerantes somos nosotros, los que servimos a la gente”, y añadió que el comentario del funcionario “no empata ni empatará nunca con el Gobierno de Jalisco, esta persona deja de formar parte de la Secretaría en este momento”…

¡Asco!, exclaman. ¡A una estupidez de esa magnitud, solo queda decirle bai bai confirmándose la 3ª Ley de Newton!
Qué buen tacto

Por cierto que en días pasados se supo a través de una crónica periodística, un poco de la vida del modisto alemán, Karl Lagerfeld.

Que cuando niño, siempre estuvo consentido, malcriado y… muy aburrido. En Dinamarca, donde pasó su infancia, no había nada, narra.

Lo único que lo distraía eran los libros y la compañía de su madre, bellísima, seductora y completamente liberal. Cuando él se dio cuenta de que era homosexual, preguntó a su madre qué hacer: “No te preocupes, es como si tuvieras otro color de pelo. Así hay gente, así que no pasa nada”, le contestó.

Ahhh, suspiran, si todas las madres, todas las personas, tuvieran esa amplitud de criterio, no ocurrirían masacres como la del bar Pulse, de Orlando, Florida…
¡Hay qu’ir!

En Londres, Inglaterra, acaba de abrir The Bunyadi, el primer restaurante nudista de la ciudad, el cual tiene el objetivo de hacer sentir a sus clientes “libres de todas las ataduras de la vida moderna”.

Es decir, la idea de este restaurante es hacerte completamente libre, incluso libre de la ropa, misma que -hoy en día- está vinculada a modas, tendencias y a hacerte sentir de una u otra manera.

El menú está inspirado en la “desnudez”, así que los platillos son sencillos y muy básicos. No tienen grandes cantidades de especias ni condimentos, con la idea de que su sabor sea natural.

Los meseros están “casi” desnudos, solo que a diferencia de los comensales, ellos sí se cubren los genitales y, en el caso de las mujeres, el pecho. Sin embargo, y por cuestiones de higiene, los cocineros sí están vestidos de acuerdo a las normas sanitarias de la ciudad.

Pues puede ser una experiencia “de penita ajena”, pero hay una lista de espera de 45 mil personas que quieren comer ahí…

Lo que habrá que preguntarles como el chiste: ¿dónde se guardan el dinero con el que van a pagar? Para reservar, entrar al sitio oficial de internet, www.bunyadi.com…