imagotipo

La créme de la créme

  • Eva Makívar

Bar “La Marcha”

A 20 meses, siguen sin aparecer los 43

estudiantes de la Normal de Ayotzinapa

Como parte de las medidas para reducir la contaminación en la CDMX, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) propuso que las protestas sociales se realicen en la noche…

¡Órale!, reflexionan, en los sesenta eran “los chupamaros”, y ahora va a ser el pretexto de muchos caballeros: “vieja, voy a la marcha, regreso en la mañana”, y ya nos imaginamos cuántos marchantes va a haber…, ¿y también se van a la noche las peregrinaciones?

Solución a “pequeño” gran problema

Como es sabido, los anillos de plástico de los six-pack que mantienen unidas las latas de cerveza y refrescos son tóxicos para el medio ambiente.

Nada menos que un millón de aves y cien mil mamíferos y tortugas marinas mueren cada año al quedarse atrapados en los anillos de los six-pack, que no se desintegran y despiden químicos nocivos.

Por eso la compañía estadunidense Saltwater Brewery desarrolló unos anillos para six-pack cien por ciento biodegradables que se hacen de los restos de cebada y trigo.

Aparte esos anillos son totalmente comestibles para cualquier criatura del mar.

El único problema es que el precio de estos anillos comestibles six-pack es más alto que el de los normales de plástico…

¡Claaro!, y como las compañías de  cervezas y refrescos se preocupan tanto por el medio ambiente, no les va a importar eso y van a vender al mismo precio sus productos ¿o no?

Se necesita muucha conciencia ecológica para elevar el costo de chelas y refrescos, y si en los países desarrollados es difícil, en los nuestros es ¡imposible!..

15 minutos de fama

Ni la propuesta de matrimonio lanzada desde las alturas ni un ramo de rosas, valieron la pena.

Un hombre chino fue “cortado” por su novia.

Él quiso ser romántico, pero todo le salió mal.

El enamorado se lanzó en paracaídas y terminó enredado en un árbol donde pasó más de una hora hasta que los bomberos lo rescataron.

Ya en tierra, se dirigió con la chica, quien se notaba avergonzada y evitó cualquier respuesta para darse media vuelta y marcharse. La historia del chinito que arriesgó su vida por amor y terminó humillado, se viralizó rápidamente en redes sociales.

Újule, comentan, aparte de ‘colneado’, apaleado…, pero eso sí, ¡famoso en la web!

Tú y las nubes

El que se lució el sábado pasado fue el secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade Kuribreña.

“Apareció” en internet en una fotografía conviviendo y sonriendo con varias personas. Pero no era gente de a pie, eran del avión en el que viajaba, aunque en vuelo comercial, eso sí.

De acuerdo a testigos, los pasajeros con los que compartía el viaje, reconocieron a José Antonio Meade de inmediato, lo que levantó la “admiración y respeto” de los presentes, ya que en ningún momento se negó a convivir y platicar con ellos, reaccionando también de forma tranquila ante quienes tomaron fotografías y video.

Total que en las redes sociales, dijeron fuentes de la secretaría, “no han parado” de comentar el suceso, ya que Meade “es uno de los hombres clave en el gabinete de la actual administración, y muestra igualdad y empatía con la gente…”

Bueno, sí, reconocen, es de lo más atento accesible y decente, pero muy comentado este suceso, no fue tal… ¿Meade para presidente?, señalaron, se dio un baño de pueblo en las alturas, y así ni sabe, el chiste es ir a la Anáhuac, Ecatepec, Tepito, Iztapalapa, pero bueno…

¡Ni a él!

Ahora que el presidente de EU, Barack Obama, estuvo en Vietnam, anuló una prohibición de hace unos 50 años: levantó el embargo de armas a Vietnam, su antiguo enemigo comunista.

En el corazón de Hanoi (capital de Vietnam, segunda ciudad más grande del país tras Ho Chi Minh), el martes, Barack Obama se sentó a saborear una comida de seis dólares con el célebre chef Anthony Bourdain (que es famoso en la tele por presentar diferentes restaurantes del mundo y comida callejera).

Pero esta comida “casual” desató multitud de especulaciones en la red, como esa de qué raro que nadie parezca darse cuenta de que es Obama, sentado en un banco de plástico del modesto restaurante, comiendo fideos y cerveza vietnamita. Además, hacen notar las habilidades presidenciales con los palillos chinos.

¡Voooy!, consideran, ¡esa holliwoodesca escenografía ni a Obama mismo se le cree!, si hasta un artista medio famosillo hubiera levantado ámpula…