imagotipo

La Cuadratura del Círculo

  • La Cuadratura de Circulo / Enrique Pardo Genis

  • Enrique Pardo Genis
  • Xochicalco… Herencia milenaria
  • Patrimonio cultural de la humanidad

 

Ver los caminos que se confunden entre asfalto y tierra, al tiempo que puestos ambulantes con cocos preparados, o fruta de temporada, visten las laterales de la carretera proyectan una sensación increíble al interior. Es un sentimiento de desprendimiento de lo cotidiano, y de que estamos fuera de nuestro entorno y nuestra rutina. Nos connota libertad, esparcimiento y nuevos escenarios. Tal vez para muchos sea algo más simple y banal de lo que trato de explicar. Quizás lo vean como solo detalles, pero sea como sea algo sí le puedo decir, los pequeños detalles son los que mueven al mundo.

Mientras escribo estas líneas viajo de vuelta a la Ciudad de México. En este momento se juega el Superbowl VI en Estados Unidos, y los Pats están perdiendo ante los Halcones. También se juega la liga del Caribe en Culiacán, Las Águilas de Mexicali (México) contra los Alazanes de Granma (Cuba), y quizás Malverde no esté muy contento de que el baseball y el turismo sean ahora los protagonistas y no el narco. De cualquier manera mi cabeza está en otro lado. En Xochicalco. La primera vez que visité el lugar, ubicado en Miacatlán,
Morelos, no era un turista interesado. Más bien era un simple espectador que siguió el itinerario de un grupo que no prestaba mucha atención a la información. Queríamos fotos para postearlas en nuestras redes sociales. Ahora, unos años después, me doy cuenta que el lugar es simplemente majestuoso. No logro imaginar la capacidad de una civilización del año 650, con las herramientas, conocimientos y mecanismos necesarios para diseñar no solo pirámides, sino las capas a desnivel en el suelo, en las que no se logra percibir las subidas ni bajadas. Solo se logran ver dichas capas una vez que se está arriba.

La civilización de Xochicalco surge en el ocaso de la de Teotihuacán como centro político, social, económico y religioso. Xochicalco tomó el papel que ejercía Teotihucán en la zona, y se constituyó como uno de los principales asentamientos del Altiplano Central. Su existencia fue breve, pues los habitantes abandonaron la zona entre el año 900 y 950. Aún se desconoce qué pasó, pero se cree que fue una revuelta interna lo que acabó con la ciudad, pues esta fue incendiada y destruida.

Algo importante que cabe apuntar es la concepción que la religión mesoamericana tenía del mundo. Pues en su cosmovisión todos los elementos eran clasificados con sus contrarios. Es decir, existían dos mundos: el superior y el inferior. El primero era formado por lo masculino y el segundo por lo femenino. En el masculino se encontraba: el calor, el arriba, el cielo, la luz, la fuerza, el día, la vida, la flor, el fuego y el perfume. En el mundo inferior, el femenino, estaban los complementos: el frío, el abajo, la tierra, la humedad, la oscuridad, la debilidad, la noche, el agua, la muerte, el viento y la fetidez. En este modo de entender el mundo, el ser humano habitaba el punto de unión, y fue creado por la combinación de ambos mundos y su tarea era mantener el equilibrio entre
ambas.

El juego de pelota era uno de los rituales que se hacían para provocar la lluvia si el calor excesivo provocaba sequías, o evitarla si era abundante. Es decir, este tipo de manifestaciones se realizaban con el afán de mantener un equilibrio, pues era la manera de preservar la vida y la civilización.

La información sobre esta ciudad la puede obtener en internet, en trípticos y quizás en enciclopedias especializadas. Pero no hay nada como visitar las ruinas, caminar por los bordes, observar los horizontes y contemplar la majestuosidad de una tierra milenaria que le despertará muchas emociones que no encontrará ni en estas, ni en ningunas otras líneas.

Viva la vida y sea feliz.

Correo: kikenis@yahoo.fr

Twitter: @EnriqueParGen