imagotipo

La Cuadratura del Circulo / Enrique Pardo Genis

Filme 30 años enlatado por retratar la realidad

Recuerdo que en la universidad me encargaron leer “La sombra del caudillo”, obra de Martín Luis Guzmán que muestra de manera novelesca la política del México de los años 20, que bien podría tratarse de la actual. Después de que el libro saliera a la luz, Julio Bracho se encargó de llevarlo al cine, con las actuaciones de Ignacio López Tarso, Tito Junco y Antonio Aguilar. Pero aunque la cinta de 1960 tenía una calidad técnica impecable, actores reconocidos y una temática retorcida que reflejaba un México crudo y real, fue censurada por el entonces presidente Adolfo López Mateos. Cabe mencionar, que la cinta no estuvo restringida solo durante su sexenio, sino durante 30 años
Por lo fue exhibida por vez primera hasta 1990.

Ahora, si el tema le pareció tan controversial al Gobierno por la crudeza con la que se retrataba a los personajes del poder ¿por qué solo prohibió la película y no la obra literaria? Muy fácil, porque en este país no se lee.

Y ¿por qué se me ocurrió hablar de “La sombra del caudillo” en esta columna? Pues le voy a contar
La semana pasada fui invitado a un foro de análisis político, social y cinematográfico que se llevó a cabo en el Foro Chapultepec. El panel estaba compuesto por el escritor y periodista René Avilés Fabila; la directora de arte Pía Corti, El director de cine Juan Antonio de la Riva, el maestro Rodolfo Guzmán Salas, el director del Centro de Ciencias y Tecnología del IPN Juan Rivas Mora, el politólogo Rafael Marín y el director y escritor de la película “Rojo amanecer”.

Juan Rivas Mora hizo un análisis sobre la digitalización de las cintas como avance tecnológico, para conservar en buen estado los filmes. Por su parte, René Avilés Fabila y Xavier Robles hablaron sobre el impacto social y político que tuvo la película. Juan Antonio de la Riva hizo un análisis cinematográfico, mientras que Pía Corti dio su postura sobre cómo se ha satanizado el sindicalismo cinematográfico y afirmó que el STYM es un sindicato moderno que juega un papel muy importante dentro de la
industria del cine.

Si usted ha visto “La ley de Herodes” o “La dictadura perfecta” de Luis Estrada, imagínese una película de ese corte, pero en el pleno esplendor de un régimen dictatorial que se refugiaba en la figura de la revolución. Ojo no estoy comparando la película de Bracho con la saga de Estrada, tan solo trato de esbozar el contexto en el que se circunscriben cada una de las tramas. Debo mencionar que a diferencia de Estrada, cuyas películas forman parte del nuevo cine mexicano, la película de Bracho es “El cine de oro”.

– Para recordar

Para los amantes del cine de ciencia ficción, mañana llegará Marty McFly, su novia Jennifer y el doctor Emmett Brown a Hill Valey, en el DeLorean, provenientes de 1985
¡La ficción nos ha
alcanzado!… El que entendió, entendió.

Viva la vida y sea feliz

Correo: kikenis@yahoo.fr

Twitter: @EnriqueParGen