imagotipo

La Cuarta Revolución Industrial ya está aquí / Punto de Referencia / Daniel Acéves V.

  • Daniel Aceves Villagrán

A lo largo de la historia hemos podido apreciar que la aplicación de los conocimientos principalmente en el ámbito científico y tecnológico ha ocasionado grandes cambios que ocupan tanto a los líderes mundiales como a cada individuo sin importar la época. Formalmente, el primero de estos puntos de inflexión ocurrió en el siglo XVIII, cuando se pasó de una economía basada primordialmente en la agricultura a un escenario dominado por la mecanización y la generación de centros industriales que apoyados por el desarrollo de medios y vías de transporte conectó y permitió al ser humano generar a voluntad y no únicamente depender estacionalmente de lo que proveía el entorno. Años después la siguiente necesidad en ser cubierta fue la energética siendo satisfecha por medio de nuevas fuentes y materiales como el gas, petróleo o el perfeccionamiento en la utilización del cobre y aluminio, dando paso a grandes avances tecnológicos que desembocaron en la creación de las primeras máquinas que permitieron el procesamiento de grandes cantidades de información revolucionando la vida, planteándonos el impacto en el entorno y la eficiencia para constituir la tercera revolución industrial. Actualmente, en el marco del Foro Económico Mundial, celebrado en Davos, Suiza, encendió el debate a partir de la disyuntiva entre aquellos que consideran el panorama actual como una fase dentro de la Tercera Revolución Industrial y aquellos como el fundador de dicho foro Klaus Schwab, que ven el panorama mundial como consecuencia de la llegada de la Cuarta Revolución Industrial, donde la velocidad del desarrollo científico y tecnológico está llevando a un nuevo orden económico y social, generando un mundo globalmente conectado, altamente competitivo y con una necesaria reestructura a nivel general (gobiernos e industrias) y adaptación a nivel particular, dictando un escenario con muchos retos como la adquisición de nuevas habilidades por parte de la población económicamente activa y el pensamiento crítico para resolver problemas complejos de forma creativa, inteligencia social para una mejor adaptación al entorno, la gestión del conocimiento o el domino del big data por mencionar algunas, además del probable desplazamiento de trabajadores a favor de máquinas más capaces y dotadas de mejor inteligencia artificial como el DRC-Hubo (robot coreano hecho de aluminio que cuenta con 3 cámaras para percibir su entorno en tercera dimensión y que puede cargar objetos de hasta 20 kilos); el uso de la ingeniería genética, la seguridad y ataques en el plano cibernético, la reducción de puestos de trabajo que el mismo Foro predice, podría alcanzar para 2020 los 5.5 millones de empleos en sectores como el energético, financiero o de salud y el nacimiento de 2.2 millones para atender nuevas industrias y mercados. Particularmente para México, el presidente Enrique Peña Nieto anunció que las líneas a seguir estarán enfocadas en: 1) educación a través del incremento en la inversión en ciencia y tecnología, dirigida a las universidades para que la generación presente y futuras cuenten con las habilidades necesarias para prosperar; 2) mejoramiento del ambiente de negocios incorporando herramientas digitales para dotar a las micro, pequeñas y medianas empresas y 3) la conectividad en el aspecto digital y la construcción y modernización de carreteras, autopistas y redes de transporte masivo y ordenando, utilizando el veloz avance tecnológico a favor del desarrollo de la nación.
danielacevesv@yahoo.com.mx