imagotipo

La cultura vial, una gran ausente en nuestra ciudad | Dr. Jonatan Escobar

  • Salud: Dr. Jonatan Escobar

Es frecuente que en las condiciones de vida actual se presenten altercados y problemas que generalmente son innecesarios y prevenibles, por ejemplo, resulta común que en el tránsito tradicional de nuestra ciudad los conductores se lleguen a agredir unos a otros, por imprudencias menores cometidas, un caso frecuente es que algunos conductores en su necesidad de incorporarse a alguna vía de tránsito principal lo realicen de forma poco precavida, introduciendo su automóvil, de tal suerte que el conductor más próximo tiene que frenar tempestivamente para evitar un impacto. La escena anterior es muy común y genera suma irritabilidad en ambos, usualmente sucede que no termina en ese simple incidente, si no que el conductor aparentemente agredido comienza a agredir al conductor que se incorporó de forma imprudente.

La escena descrita se vive con mucha frecuencia en las avenidas de nuestra ciudad, lo anterior guarda cierta relación con la ausencia de cultura vial que prevalece en los capitalinos, en especial cuando vamos tras del volante consideramos que todos los vehículos a nuestro alrededor son enemigos y que nosotros tenemos la prioridad en todo momento y nos tornamos impulsivos irritables y poco tolerantes. Las muertes condicionadas por accidentes causados por vehículos motorizados son frecuentes y ocupan el tercer lugar de mortalidad a nivel mundial, y como lo vengo mencionando renglones arriba, guarda relación con conductas imprudentes y se trata de situaciones prevenibles que de anticiparse y evitarse le ahorrarían a las naciones los costos que se invierten en accidentes y la tragedia que implica para las familias dichos accidentes, para darnos una idea de lo frecuente que es los accidentes de tráfico, estoy seguro querido lector que usted conoce un caso de algún conocido o familiar el cual sufrió un percance de esa naturaleza, lo anterior se encuentra completamente analizado y pensado por la industria de la mercadotecnia,de manera que los accidentes automotrices y el riesgo inminente de sufrir alguno figuren como motor económico importante que beneficia a alunas empresas aseguradoras que manejan costos excesivos por asegurar su auto y su “vida”, luego entonces la tragedia y el miedo de sufrir alguna mueven cantidades masivas de dinero que se invierten por parte de los usuarios con la finalidad de transitar con relativa “seguridad”.

Las muertes condicionadas por accidentes causados por vehículos motorizados son frecuentes.

Las muertes condicionadas por accidentes causados por vehículos motorizados son frecuentes.

Querido lector, le sugiero que conduzca con zuma precaución por nuestras complicadas avenidas y que no se presente a agresiones por terceros que solo le harán pasar momentos desagradables y que incluso puede poner en riesgo su integridad física, al llegar a involucrarse en algún tipo de pelea que puede albergar violencia física, se sabe que el control de los impulsos y de la ira tiene mucha relación con el coeficiente intelectual y la inteligencia. Cuando una persona agresiva, poco tolerante que no respeta los límites ni normas sociales y que en pocas palabras “hace lo que quiere” y se muestra imprudente cuando se encuentra detrás del volante realmente lo que revela es que probablemente cuente con un pobre equipamiento biológico en lo que a su corteza cerebral se refiere que en un momento dado incluso justificaría una inteligencia por debajo del promedio normal o una capacidad intelectual límite, así que como tal no debemos de caer en provocaciones y en medida de lo posible acatar las leyes de tránsito, si comenzamos por nosotros mismos quizá el cambio en nuestra sociedad se de forma gradual y en un futuro próximo los que ahora son niños puedan transitar por nuestras calles con sus vehículos con respeto sin caos vial.

Para quejas y sugerencias con respecto a la presente columna, puede ponerse en contacto conmigo a través del correo bioplutarco01@hotmail.com.

/arm