imagotipo

La diplomacia agroalimentaria de José Calzada | Acontecer político | José Luis Camacho Vargas

  • José Luis Camacho

A 99 años de aprobado el Artículo 1o. de la Constitución por el Constituyente de Querétaro 1916-1917

El titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), José Calzada Rovirosa, ha concluido una exitosa visita de trabajo por el gigante asiático que representa China, país con el que el presidente Enrique Peña Nieto ha impulsado un relanzamiento de las relaciones comerciales y de amistad, buscando que más productos mexicanos tengan acceso al mercado que integran más de mil millones de personas. He ahí la razón de la visita del queretano a la República Popular de China.

El sector agroalimentario mexicano se encuentra en un momento de despegue, gracias a las acciones que de manera coordinada y ordenada ha impulsado el Gobierno federal con los diversos agentes que participan en un sector que entrega millonarios dividendos a la balanza comercial nacional.

Ni más ni menos, este 2015 las exportaciones podrían alcanzar los 28 mil millones de pesos, lo que representaría tres mil millones más respecto a 2014 y para 2016 podrían estar rebasando los 30 mil millones de pesos. Por ello, México es el décimo primer exportador en el mundo de productos del campo.

Es decir, la industria agroalimentaria exporta más en valor que el sector petrolero y las remesas de nuestros connacionales. De ahí la intensa actividad que ha desarrollado desde el 27 de agosto pasado el exgobernador de Querétaro y exlegislador José Calzada, sabedor que la frontera de oportunidades se ampliará con más trabajo y más inversión mejor enfocada.

“El secreto de este avance se encuentra en la tecnificación y en la innovación” ha dicho José Calzada Rovirosa. De ahí que la prioridad que representa el multifacético campo mexicano sea del Estado mexicano. Muestra de ello que las y los diputados federales aprobaron que en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el año entrante se destinen 3.7 millones de pesos en apoyos a productores, así como 22 mil millones de pesos al fomento de la tecnificación del campo, lo cual estaría permitiendo que al finalizar 2016 se alcancen 55 mil hectáreas con sistemas de riego y cultivo totalmente modernizados.

Con ello se fomenta una mayor productividad del ámbito primario sin aumentar las áreas de cultivo, volviendo al sector agropecuario más sustentable.

La productividad del campo ha permitido, entre otros beneficios, que México se acerque a la independencia agroalimentaria, pues hace cinco años la producción de granos era del 57 por ciento respecto a la demanda nacional y hoy llegamos a 69 por ciento de un objetivo de 75 por ciento, es decir, a solo seis puntos porcentuales de lograr que las y los mexicanos tengan garantizado, con base en la producción nacional, el abasto de su canasta alimentaria.

Se estima que para el próximo año la economía mexicana crezca 2.5 por ciento, mientras que la agricultura lo hará en cuatro por ciento y las exportaciones del sector primario en nueve por ciento.

Con logros internos como los antes descritos, José Calzada Rovirosa ha emprendido una intensa diplomacia agroalimentaria, buscando abrir nuevos canales de comercialización para los productos mexicanos.

Tras haberlo hecho a Cuba, durante esta semana el embajador del campo mexicano visitó China, donde realizó las gestiones pertinentes y acuerdos necesarios para crear un puente aéreo exclusivamente para que el campo mexicano comercialice sus productos, por medio de vuelos que se realizarán tres veces por semana desde Guadalajara, Jalisco, vía Chicago, hasta la provincia china de Henan, que se encuentra en el centro de los más de nueve millones de kilómetros cuadrados que integran el territorio chino y que constituye el gran centro de distribución de alimentos.

Buscando ampliar la gama de productos nacionales que puedan llegar a las mesas chinas, el secretario de Agricultura mexicano ha puesto especial atención en lograr los avances necesarios en los protocolos fitosanitarios que tanto México como China establecen para garantizar la salud humana.

La meta es duplicar las actuales exportaciones agroalimentarias.

A estos logros con el sector gubernamental, se suman las diversas reuniones que José Calzada sostuvo con empresarios e importadores chinos, para abordar temas relacionados con los sectores pesquero y acuícola.

Tales acciones apuntan en la dirección correcta para estrechar los lazos comerciales y de cooperación con el principal importador de alimentos del mundo, con 122 mil millones de dólares anuales de los cuales México solo representa el uno por ciento en la actualidad. He ahí el amplio margen de maniobra que el Gobierno mexicano ha vislumbrado y que José Calzada está operando para ensancharlo en beneficio de la economía mexicana.

No cabe duda, el campo mexicano cuenta con un embajador experimentado, capaz, visionario y muy nacionalista, por lo que los intereses de los productores mexicanos están bien protegidos.

camachovargas@prodigy.net.mx

Twitter: @jlcamachov

/arm