imagotipo

La educación como instrumento para erradicar la violencia contra la mujer

  • Marco Bernal

  • Marco A. Bernal

Los efectos de la violencia contra mujeres y niñas, son devastadores. Esta violencia focalizada es una violación de derechos humanos, es una discriminación sistemática que viven todos los días y afecta su desarrollo personal y profesional. De acuerdo con la ONU, esta situación es una pandemia global, pues afecta al 70 por ciento de mujeres en el mundo. Las causas se encuentran en las normas sociales y los estereotipos de género que la perpetuan.

El “Día internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, celebrado el 25 de noviembre, es una fecha para reflexionar este problema público. Los Gobiernos han implementado políticas públicas en la materia, pero se han visto limitados. La violencia contra mujeres y niñas se debe contrarrestar y prevenir mediante la atención de sus causas. Es decir, poner énfasis en la normalización de la violencia, promovida por valores y conductas basados en la desigualdad.

La prevención debe atenderse desde varios enfoques, dando prioridad al educativo. Se deben generar, en la escuela y la familia, estrategias de educación para niñas y niños, que promuevan relaciones de respeto e igualdad. La infancia, como primera etapa de la vida, es crucial para la formación de valores y normas que generen identidades, que detengan la reproducción de patrones violentos de conducta y estereotipos de género.

Sin embargo, este tipo de educación debe ser de acceso a toda la población. El trabajo con hombres y niños ayuda a acelerar el progreso en materia de prevención y erradicación de la violencia en contra de mujeres y niñas. Ellos deben empezar a cuestionar las desigualdades y normas que profundamente arraigadas, les provocan actitudes de control y poder sobre mujeres y niñas, por el solo hecho de ser mujeres o niñas.

Las redes sociales y medios de comunicación también tienen un papel importante, en cuanto a la educación y concientización. El auge de las redes sociales, con instrumentos como memes, infografías y videos cortos, así como el alcance de los medios, con la reproducción de noticieros, series y películas, deben ser reflexivos en este tema y evitar la promoción de estereotipos. Por el contrario, deben asumir su papel en la consolidación de una cultura libre de violencia, infundiendo valores que permitan una convivencia saludable entre la sociedad.

Contrarrestar y prevenir la violencia de género, a través de la educación es importante para atacar las causas y no atender solamente los efectos. La educación basada en el respeto e igualdad entre las personas, debe ser un pilar para eliminar la violencia contra mujeres y niñas. Esta educación debe sumarse a las acciones implementadas por organismos internacionales y Gobiernos nacionales.

El trabajo para erradicar la violencia contra la mujer, debe ser integral y generar sinergias entre Gobierno, sociedad civil, empresas y sobre todo, entre cada una de las personas. Solo así, trabajando juntos, podremos generar los efectos deseados y un día poder asegurar a toda mujer espacios seguros y libres de violencia.