imagotipo

La educación en el 2016

  • Crispín Bello

  • Crispin Bello

El miércoles 21 de diciembre, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, presentó los avances sobre el Nuevo Modelo Educativo, ante secretarios de Educación de los Estados, así como de la representación sindical encabezada por el profesor Juan Diaz de la Torre.

En pleno periodo vacacional se anunció que, concluidos los foros educativos y con las adaptaciones que especialistas en educación han señalado, el modelo original a implementar en el próximo ciclo escolar se encuentra enriquecido, se habla de etapas a cubrir en los primeros noventa días del próximo 2017.

Estas etapas incluyen la difusión, el trabajo para la modificación de los libros de texto y lo más importante, la capacitación a los maestros, quienes serán finalmente quienes apliquen el nuevo modelo educativo con sus alumnos. Sin duda seguirán existiendo resistencias sobre el contenido de este modelo, que al fin propone modificaciones a la currícula de los planes y programas actuales.

Se supone que se han contemplado las opiniones, aportaciones y críticas que se obtuvieron de los foros de consulta, en donde poca participación se obtuvo de la disidencia, y no se establecieron espacios específicos con los docentes frente a grupo para su análisis y discusión.

El modelo, en opinión de los expertos, contiene elementos positivos, como el humanismo y la inclusión. El problema radica en cómo implementarlo, con qué recursos, elementos que no se clarifican en la propuesta. También en este periodo vacacional se anunció la remodelación de escuelas, aunque solo las inscritas a un programa específico, cuando lo ideal hubiese sido a todas, en especial a las que se encuentran en zonas rurales.

El cierre de 2016 en materia educativa tuvo un saldo poco productivo: hubo movilizaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) pidiendo la derogación de la llamada reforma educativa, pero solo lograron paralizar parte del país -con un saldo de 13 muertos en Nochixtlán Oaxaca- cesados por no presentarse a las evaluaciones o por su participación en las movilizaciones, como el caso de la primaria Leonardo Bravo, en la Ciudad de México.

Logros importantes fueron la revisión de los procesos de evaluación obligatoria que se hicieron voluntarios, los acuerdos de reiniciar el curso 2016-2017 en Oaxaca y Chiapas con la disidencia y los foros de análisis sobre el nuevo modelo educativo.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, por su parte, aseguró a sus agremiados que vigilará el respeto a sus derechos laborales, entre lo que destaca que ningún docente que repruebe las evaluaciones podrá ser despedido o cambiado de claves, si fue contratado antes de la “reforma educativa”, bajo el principio constitucional que a “ninguna ley se le dará efecto retroactivo en perjuicio de persona alguna”.

Esperando que lo positivo se materialice en este 2017 y los conflictos educativos se resuelvan mediante el diálogo y la negociación, en forma pacífica, deseo a todos los trabajadores de la educación un feliz y próspero 2017.