imagotipo

La educación y crianza de los hijos | Salud | Dr. Jonatan Escobar

  • Salud: Dr. Jonatan Escobar

Tener un niño pequeño en casa suele ser motivo de gran alegría para la familiar, actualmente es frecuente que en los núcleos y senos familiares convivan abuelos y nietos dado que la densidad poblacional de nuestra ciudad es alta, motivo por el cual no es raro que las familias compartan el hogar con la finalidad de compartir los gastos de la vivienda y continuar viviendo dentro de la ciudad o en sus orillas y de esta manera lograr desplazarse a sus trabajos o zonas de actividades, de tal suerte que en las familias participan varios miembros en la crianza de los niños, no solo los padres, si no que se ven involucrados los abuelos e incluso los tíos.

Es bien sabido que los abuelos suelen ser personas cálidas que brindan al por mayor grandes cuidados y afecto para con los nietos, como se mencionaba renglones arriba, participando de alguna manera en su crianza, lo que suele generar cierto roce o desacuerdo con los padres del niño, ya que éstos, por alguna razón, han delegado parte del cuidado de sus hijos a sus propios padres, quienes por momentos ven mermada la autoridad y autonomía que como padres tienen sobre de sus hijos, lo anterior se puede ejemplificar con el caso típico en el cual el padre ha decidido reprender a su hijo por alguna razón y el abuelo invariablemente interviene, el niño al apreciar dicha escena distorsiona la figura simbólica de autoridad que tiene de sus padres, llegándole a crear confusión con lo que respecta a las normas éticas y morales, es decir no logra discernir concretamente entre lo bueno y lo malo y patrones adecuados de conducta pues por un lado algunas de sus figuras de autoridad le reprenden, mientras que otras lo defienden, de tal suerte que el mensaje educacional del seno familiar es poco claro y confuso, lo que a su vez puede llegar a generar en el futuro conductas berrinchudas y mañosas por parte el infante quien de alguna manera no logará acatar las normas familiares intrínsecas, y en términos coloquiales el infante en cuestión podrá figurar como el clásico “niño malcriado”, quizá lo más correcto sea que los padres figuren como la autoridad primaria enfrente del niño pues de esa manera asumirán el rol y la responsabilidad que les compete pues los abuelos ya atravesaron por dicha etapa, y de alguna manera su rol social y psicopedagógico en el seno familiar debe de ser el de contribuir de forma secundaria en la crianza de los hijos, aportando conocimiento y experiencia al respecto sin llegar a asumir en su totalidad el rol de padres para con los nietos, sin embargo lo anterior es sumamente complicado, actualmente el conciliar una vida digna exige a los padres abarcar grandes jornadas laborales para sustentar las necesidades básicas de la familia, motivo principal por el cual se delega gran parte de la crianza de los infantes a los abuelos, pues el tiempo que los padres logran pasar con sus hijos es breve pues sus jornadas laborales les agotan moral y físicamente.

DEBIDO A sus actividades, los padres hoy se apoyan en los familiares más cercanos en el cuidado de sus hijos.

DEBIDO A sus actividades, los padres hoy se apoyan en los familiares más cercanos en el cuidado de sus hijos.

El hecho de que existan familias compuestas o extendidas es un fenómeno social sumamente frecuente, nos encontramos ante una generación de niños que son criados por sus padres y abuelos donde incluso éstos últimos azumen gran parte de la responsabilidad en su educación, la era actual exige poseer una casa, carros y dispositivos electrónicos modernos e inteligentes cuyos precios resultan exorbitados difíciles de costear, de tal suerte que nuestra población se ha endeudado tratando de satisfacer parte de las necesidades superfluas que exige la vida moderna, así es frecuente escuchar que la gente trabaja para solventar sus deudas financieras más que para vivir, la presión social y laboral es considerable, no podemos culpar a los padres por delegar parte de la educación de sus hijos a sus propios padres, sin embargo será un fenómeno que traerá consigo consecuencias, quizá una de ellas sea el incremento de comportamientos disociales en infantes y aumento en la incidencia de trastorno por déficit de atención que se ha documentado recientemente, se requieren más estudios para analizar dicho fenómeno social que se viene comentando sin embargo lo ideal sería que los padres azuman en su totalidad el rol de padres y los abuelos el de abuelos, sin embargo, no todo es definitivo y determinante, se sabe de muchos casos en los cuales los infantes son abandonados por sus padres siendo éstos criados por los abuelos en los cuales salen adelante.

Para mayor información quedo a sus órdenes en el correo bioplutarco01@hotmail.com y en Facebook Jonatan Escobar.