imagotipo

La era del cáncer / Gabriela Mora Guillén

  • Gabriela Mora

Las cifras son terribles… Con motivo de la celebración del Día Mundial contra el Cáncer, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) dio a conocer que en cerca de ocho millones de muertes al año se deben a este terrible mal de nuestros tiempos, lo que la convierte en la principal causa de decesos en el mundo.

Sabemos que se trata de un proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células, mismo que se puede suscitar en cualquier lugar de nuestro organismo; un tumor suele invadir el tejido circundante lo cual puede provocar metástasis en diversos puntos, y sea demostrado que muchos tipos de cáncer se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo como la contaminación ambiental -en nuestro país este es un grave problema-, el cigarro, los conservadores, etc.

A través de las investigaciones, avances científicos y tecnológicos, se ha logrado que un porcentaje importante de cánceres puedan curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana; sin embargo, la prevención y la detección temprana son factores determinantes para frenar en lo posible el acelerado y alarmante ascenso en la incidencia de esta enfermedad.

Con el fin de fomentar medidas para intentar reducir la carga de esta enfermedad a nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) han establecido el 4 de febrero de cada año como el Día Mundial contra el Cáncer.

Hoy, se sabe que se trata de la enfermedad crónico-degenerativa de mayor incidencia entre los adultos, se trata de un padecimiento que no hace distinción de razas, nivel socioeconómico o sexo, aunque se observa una diferencia en los tipos de cáncer que afectan a hombres y mujeres.

Según datos emitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el 2015 los tumores malignos de pulmón, próstata, colorrectal, estómago e hígado son los más comunes entre los varones, mientras que en las mujeres son los de mama, colorrectal, pulmón, cuello del útero y estómago, a nivel mundial.

Específicamente en nuestro país, durante el año 2013 el cáncer de órganos hematopoyéticos, -médula ósea, bazo, ganglio linfático e hígado-, fue la principal causa de muerte en los hospitales entre la población de 0 a 19 años -62 por ciento mujeres y 58.7 por ciento hombres-.

Indudablemente el “Día Mundial contra el Cáncer” nos ofrece una oportunidad para reflexionar y comprometernos para actuar: El lema este año: “Nosotros podemos. Yo puedo”. marca la diferencia en la lucha contra el cáncer, pero individualmente es mucho lo que podemos ofrecer a quienes sufren la amarga experiencia de padecer este mal que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en las próximas dos décadas la cifra alcanzará a 22 millones de personas al año en el mundo…

Se trata indiscutiblemente de una de las plagas apocalípticas de los siglos XX y XXI, que aunque a través de la ciencia y la tecnología se ha logrado identificar factores de riesgo y algunas opciones de curación y/o control, el hombre se encuentra lejos aún de erradicarlo… más allá, sin acostumbrarnos jamás a hacerlo partícipe de nuestras vidas, hemos de aceptar nuestra vulnerabilidad ante él.

Personalmente, debo al cáncer la pérdida de muchas y muy queridas personas comenzando desde luego por mi adorado padre, mi abuelo paterno, cuatro más de sus hijos -tíos-, y recientemente mi entrañable Flor. Nadie sabe cuál será el fin de su existencia terrenal, pero lo cierto es que hemos de vivir cada día a plenitud con el mayor entusiasmo de estar aquí
Ya llegará el momento para saber cómo o de qué moriremos. ¡Hoy es tiempo de vivir!

Y ante tanta inclemencia y vicisitud en todos los ámbitos de este México nuestro, se acerca la llegada del papa Francisco… Yo sí estoy emocionada y esperándolo como el vicario de Cristo en esta Tierra… ¡Bonita semana para todos!
gamogui@hotmail.com