imagotipo

La era Osorio / ESTO y Algo más / Pedro Peñaloza

  • Pedro Peñaloza

“Un hombre solo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando

ha de ayudarle a levantarse”.

Gabriel García Márquez
El exentrenador del San Pablo, Juan Carlos Osorio, fue presentado por Decio de María y compañía como entrenador de la selección mexicana para cumplir con el proceso mundialista que lleve al representativo nacional a Rusia 2018. La contratación del colombiano ha estado envuelta en una crítica constante prácticamente por dos razones: la primera surge por su falta de experiencia en selecciones nacionales; y la segunda, y más débil, se debe a que no es de la mafia de entrenadores que rotan cada temporada en los equipos de la Liga MX, es más, algunos directores técnicos cortos de miras han cargado sus criticas únicamente al hecho de que es extranjero. ¡Ver para creer!

En su primera conferencia de prensa como estratega, Osorio, marcó diferencia de sus antecesores al hablar de estilos de juego, características físicas de los jugadores mexicanos, deficiencias defensivas y conceptos futbolísticos. Se sabe que el nacido en el país cuna del realismo mágico ha venido preparándose en diversas partes del mundo, venir de una de las ligas más competitivas del continente como la brasileña, ser entrenador del pentacampeón San Pablo, ganar seis títulos con el Atlético Nacional de Medellín y cinco años como auxiliar en el Manchester City, son más experiencia que la mayoría de los entrenadores que hoy despotrican contra el colombiano. Además, tiene estudios de preparación física, hizo un master en Inglaterra en Ciencias del Futbol y su acreditación como técnico lo consiguió en Holanda. Así el currículo del nuevo seleccionador.

Ahora bien, la FMF buscó a un director técnico preparado internacionalmente y que puede aportarle muchos conocimientos al futbol nacional, pero si los directivos creen que solo trayendo a un entrenador a la Selección mayor pueden cambiarle la cara al futbol mexicano y a sus jugadores están muy equivocados. Los hombres de pantalón largo se han olvidado de un estudio profundo de las características del mexicano, así como las metas, objetivos, planeación a largo plazo y mística que se quiere imponer. Pareciera, que la experiencia de las eliminatorias pasadas ha sido olvidada por los federativos ¿qué pasaría si no se obtienen los resultados deseados en los próximos partidos? ¿Se contratará a otro entrenador o se cuidara el proceso pase lo que pase? Por tal motivo, es importante fijarse objetivos, para saber hacia dónde vamos, en cuanto tiempo y no estar improvisando cada vez que los números no nos favorecen.

Por lo tanto, somos conscientes de que la permanencia de Osorio está supeditada a las ganancias de las televisoras y patrocinadores, es decir, los resultados son lo único que importa para los dueños, ya que eso significa más ilusión que vender a los aficionados, lo que se traduce en dólares tanto en el país como con nuestros paisanos que hacen todo lo posible por seguir a su Selección en suelo estadunidense.

Por otro lado, para ningún entrenador ha de ser sencillo dirigir una selección y más si el debut sucede en el primer partido de la eliminatoria mundialista, como es el caso de Juan Carlos Osorio. El colombiano no tendrá ningún encuentro para preparar su estrategia ni para probar como se sienten los jugadores con el nuevo sistema. Asimismo, ¿su representante o conocidos en el futbol mexicano le habrán comentado cómo se manejan las cosas en la FMF?, ¿o tal vez, Osorio de opondrá a los partidos moleros programados en Estados Unidos e impondrá su calendario ante la presión de Decio? El tiempo es el único que nos dirá si cambió algo en la comisión de selecciones o si todo este show que hicieron para conseguir un entrenador de renombre era una estrategia publicitaria para no cambiar nada y vender más playeras. La era Osorio ha comenzado. Veremos.

Algo Más. Tal como lo mencionamos, el conflicto Vergara-Fuentes apenas comienza, los dos poseen dinero, poder y privilegios con la justicia, lo que hace la situación sumamente complicada… Por otro lado, Ferretti le ganó la estrategia a Klinsmann, que no supo revertir la presión constante de los tres delanteros que mando el brasileño, tal vez, como dijo Landon Donovan, ha llegado el momento del cambio en el futbol norteamericano.
pedropenaloza@yahoo.com / twitter: @pedro_penaloz