imagotipo

La Felicidad en México / Horizonte Económico / Luis G. Álvarez Tostado Valdivia

  • Luis G Álvarez Tostado Valdivia

Últimamente se han puesto de moda los estudios sobre la felicidad e incluso han sido sugeridos tanto por la Organización de las Naciones Unidas, que por cierto hoy celebra su día, como por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), entre otros organismos internacionales, como parte de la plataforma de indicadores del progreso y el bienestar en el desarrollo. El mismo índice de desarrollo humano publicado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) incorpora cifras de satisfacción de vida para conformar su famoso índice.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) a través de su presidente, Eduardo Sojo Garza-Aldape, y del director general adjunto de Investigación, Gerardo Leyva Parra, presentaron esta semana la medición del Bienestar Subjetivo 2015, el cual se desprende de su encuesta Biare-2015 (Bienestar Autorreportado). Es una encuesta diseñada como su nombre lo dice para captar el bienestar, es decir, la calidad de vida de las personas, y es autorreportable porque es la percepción individual de cada persona la que señala cómo se siente con diversos aspectos y experiencias de su propia vida. Este tipo de encuestas se diferencia de las encuestas que intentan, a través de cuestiones objetivas como una restricción presupuestal, medir la capacidad que tienen las personas para enfrentar la vida como la educación, sus ingresos, sus relaciones personales entre otras. Aquí estaría la encuesta de ingreso-gastos de los hogares, que realiza el INEGI cada dos años por ejemplo.

La encuesta no solamente toma en cuenta bienes y servicios para medir el nivel de satisfactor de vida, se basa también en la medición de bienes intangibles como la autonomía personal, el sentimiento de logro, la seguridad, los afectos, la familia, los amigos o el sentimiento de propósito de vida.

Este ejercicio se desarrolló durante el primer trimestre del año. La muestra de este ejercicio fue de 44 mil 518 viviendas, lográndose 39 mil 274 entrevistas por lo que se pudo obtener datos con representatividad nacional e incluso estatal.

Algunos de los resultados de esta encuesta son los siguientes: de una escala de 0 a 10 se obtuvo que a nivel nacional la satisfacción con la vida en México es de 7.95. De los 80.7 millones de adultos en el país, 34.8 millones se consideran muy satisfechos y 32.5 están satisfechos, frente a los 3.6 millones que se consideran muy insatisfechos y 9.8 millones insatisfechos.

En cuanto a los resultados por entidad federativa, los resultados son los siguientes: los más felices son: Distrito Federal con 8.45, Chihuahua tiene el 8.33, Tamaulipas con 8.30, Baja California Sur presenta el 8.30 y Baja california con 8.27. Mientras que los menos felices son Oaxaca con 7.46, Puebla tiene 7.58, Michoacán le sigue con 7.65, Morelos tiene 7.66 y Veracruz el 7.74. En esta clasificación destacan las siguientes características. Entre las entidades más felices, figura las el DF., seguramente por la gran cantidad de servicios que tiene, además las oportunidades de trabajo son mayores que en otras entidades, se logra tener una relación intrafamiliar muy sólida, además de la convivencia con grupos de amigos. Se observa también que tres estados son fronterizos, seguramente por la ampliación de posibilidades de consumo, de inversión, de trabajo que da la frontera, ayuda para que se den estos resultados, y Baja California Sur es un Estado lleno de oportunidades y con una naturaleza espectacular que seguramente influye para la felicidad. En cuanto a los Estados más infelices es claro que son estados con altos niveles de delincuencia organizada y por lo tanto de violencia e impunidad, y esto hace que las personas se sientan inseguras y sean menos felices. Además del caso de Oaxaca, que es el Estado con mayores índices de marginación y pobreza. En cuanto a los aspectos de la vida por lo que la población está más feliz, destacan los siguientes: vida familiar con 8.6, autonomía con 8.5, en salud 8.2 y en vida afectiva con 8.2. Los aspectos de la vida peor calificados son, situación económica con 6.5, situación del país con 6.8, tiempo disponible en 6.8, educación 6.9. En cuanto a lo que nos hace más feliz son los lazos y convivencia con familiares, amigos y parejas, así como la autonomía o independencia que da un trabajo y la salud. Mientras que por el lado más triste está la situación económica personal, quizás el desempleo, la poca disponibilidad de tiempo para divertirnos y la mala educación, lo que genera en parte malos trabajos en relación a la remuneración.

Este tipo de encuestas son muy interesantes en cuanto a sus resultados y conclusiones que aunque depende del ánimo de las personas entrevistadas siempre nos dan resultados que vale la pena conocer.

Ojalá y que encuestas de estas y otras más se sigan realizando para conocernos de mejor manera.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado