imagotipo

La gallina y el pato…

  • Gabriela Mora

El año apenas comienza y México ya tiene muy complicada la situación económica. Hace unos días, Enrique Peña Nieto dio a conocer que la gallina de los huevos de oro había muerto, haciendo referencia a que los recursos petroleros del país se han reducido de una manera considerable y, por tanto, hemos dejado de ser una potencia en este rubro.

No creo que haga falta recordar al lector que el petróleo y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte son piezas elementales en la economía mexicana, y la verdad es que las cosas se ven muy difíciles para ambos rubros; los dos muy delicados, no obstante en materia del TLCAN, se trata de un asunto del que México no es directamente responsable. No, esta vez solamente podemos culpar a nuestra mala suerte y por supuesto a sus compatriotas, respecto a que el electo Presidente de Estados Unidos tenga tendencias fascistas y discriminatorias.

Recientemente Michelle Obama agradeció a Barack Obama (hombre que tanto mexicanos como de cualquier otra parte del mundo extrañaremos profundamente), por ser su mejor amigo, por ser un zorro plateado y no solo un “lame duck” (pato incapaz o defectuoso). ¿Tendrá algo que ver con el Pato Donald? Ya lo habíamos comentado anteriormente, pero la verdad, no creo que este personaje sea malicioso o fascista, y, si la aún primera dama hizo referencia a Trump para compararlo con él, definitivamente le debe una disculpa al personaje.

Muchos decían -o al menos todos esperábamos-, que ya en el poder Trump se vería presionado y hasta obligado a “bajarle dos rayitas” a su tema de querer hacerle a México la vida de cuadritos. Resulta que, por el contrario, Donald insiste no solo en la construcción del muro fronterizo, sino en que México lo pague y si no es que se llega a un acuerdo con el Gobierno mexicano, amenaza con elevar las tarifas de aranceles y/o la reducción de visas de negocios y turismo, así como aumento de la tarifa de las mismas.

Así, desde su primera conferencia como Presidente, en la cual reiteró, con su ya característico estilo bravucón y bélico su antipatía por México… Desafortunadamente, sus declaraciones nos importan y preocupan ahora que el país considerado potencia mundial eligió a este títere narcisista como su líder: Y es que si el año pasado -cuando Trump aún peleaba por el puesto-, el destino de este tema se veía nublado e incierto, ahora empieza a quedar claro, y está muy lejos de ser el chiste que era cuando “El Pato”, comenzó a crear polémica con sus ataques y agresiones a los mexicanos.

Así las cosas, hemos visto que Donald Trump ha logrado tener un impacto enorme por su manejo de redes sociales y en especial de Twitter… Al más puro estilo del viejo ranchero enamorado que alguna vez tomó las riendas de este México nuestro, irrespetuoso e irreverente a semejanza de Vicente Fox en su campaña presidencial del año 2000, observamos la trascendencia de conocer y saber manejar estas nuevas herramientas de las que mucho tendría que aprender el presidente Enrique Peña Nieto y su equipo de “comunicación”… -de verdad cuenta con un equipo de comunicación???-… Quizá cuestionable el estilo, pero sin duda más eficaz que el del México actual.

Así las cosas, a otra cosa… Se acabó la gallina y llegará el pato… No hay más que hablar.
gamogui@hotmail.com