imagotipo

La guerra no consiste solo en la batalla…

  • Gabriela Mora

…Sino en la voluntad de contender

Después del espectáculo observado la semana pasada, podemos concluir que la madre de todas las batallas no se dio en el Estado de México –pese a que Morena aparentemente se ha resignado a no hacer escándalos en afán de no deteriorar más la imagen populista de Andrés López Obrador-, hoy sabemos que el verdadero campo de guerra se ha suscitado en Coahuila, en donde los políticos locales y la sociedad en general superaron a los dirigentes nacionales para unirse en contra del PRI y los Moreira.

Un nuevo TUCOM se ha integrado –¿lo recuerdan? “Todos Unidos contra Madrazo”, hoy Moreira… finísimos personajes-; la realidad es que la oposición al PRI se ha aliado, tomaron las calles y preparan argumentos sólidos que permitan exigir la anulación de los comicios ante la innumerable cantidad de anomalías e irregularidades detectadas durante la elección del pasado domingo.

Y entrando al tema, cómo no evocar las elecciones de 1988 cuando después de la famosísima caída del sistema protagonizada por Manuel Bartlett:  Manuel Clouthier, Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Ibarra de Piedra -salvajes rivales durante la campaña-, se vieron unidos en las calles en torno a los resultados de aquella elección… Por supuesto se trataba de otro México y Carlos Salinas gobernó durante los siguientes seis años; 28 años después, ni el PRI, ni Moreira, ni el gobierno, podrían pretender una situación similar y el INE también tiene su parte.

Al respecto, mal que bien, cuestionados o no, 75% de los estados en que se realizaron elecciones el 4 de junio, ofrecieron resultados oportunos: en el Estado de México, tanto el conteo rápido como el PREP dieron el triunfo a Alfredo del Mazo del PRI, en tanto que en  Nayarit y Veracruz ganó la alianza PAN-PRD. Coahuila ha sido la excepción y no es porque no se hayan dado resultados sino porque éstos fueron diferentes entre el conteo rápido en el que el panista Guillermo Anaya aventajaba, y el PREP en el que el priista Miguel Riquelme iba adelante, ambos por mínima diferencia.

Así las cosas, los grupos antagónicos tomaron las calles de Coahuila en afán de presionar a la autoridad electoral, bajo el argumento de “defender el resultado de la elección”; por su parte, también quienes participaron en el ejercicio electoral han agravado las cosas al declararse todos ganadores, lo cual solo aporta desconfianza, malestar y cuestionamientos entre la sociedad, lo cual nos lleva a concluir la claridad de que en nuestro país, los procesos electorales por más complejos y costosos que ellos sean,  están lejos de la perfección que la mayoría desea.

No obstante, en este México nuestro el argumento de un supuesto fraude electoral implica un jugoso negocio del que mucho jugo han sacado abusivos líderes protagonistas de la política nacional, lejos de ser un factor del que surgiesen  nuevas y mejores leyes.

La democracia, sin embargo, implica la oportunidad de evitar este tipo de situaciones mediante el recurso de una segunda vuelta: en muchos países se cuenta con la opción de realizar un segundo ejercicio en afán de que, con base en los resultados previos, la sociedad  recapacite, evalúe y cuente con una nueva oportunidad para definir sus preferencias electorales conforme al candidato que tenga mayor oferta y oportunidad de ganar; en México no… aquí continúa la obsesión de mantener una sola ronda de votación lo que por ende, conlleva más problemas… Haber hasta cuándo…

Pasando a otra cosa que en definitiva  no puedo soslayar, he de referirme al debut del expresidente Vicente Fox como youtuber… el pasado miércoles, dio a luz un video en el que reitera su crítica, a las ideas trumpistas de construir un muro en la frontera con México; muy a su estilo personal, Fox ocupó material didáctico como carteles, dibujos y una foto de Trump niño para burlarse de Donald Trump, aludiendo situaciones personales como la residencia de su esposa modelo lejos de él, la imagen que su padre tendría del mandatario estadounidense y se despide muy al estilo ruso bajo el término “camarada”… ¿Habrá que echar mano de la diplomacia para calmar las aguas? Veremos…

gamogui@hotmail.com