imagotipo

La herencia de la fallecida reina Fabiola de Bélgica / El Mundo de la Realeza / Mariana Vargas Ruiz

  • Realeza: Mariana Vargas

Hasta en las mejores casas reales pasa, ya que un sobrino anónimo de esta monarca, viuda del rey Balduino I, quien a su vez falleció en 1993, se ha quejado de cómo su familia no han recibido, un año después de haber fallecido la reina, nada de la herencia.

La prensa mundial y europea afirma, según The Royal Forum, que el sobrino también afirma que varios familiares están considerando exigir su parte de las pertenencias de la reina Fabiola y, finalmente, puede enviar una apelación al palacio real belga. La familia tiene principalmente curiosidad por los objetos que la reina Fabiola que heredó de sus propios padres, don Gonzalo de Mora y Fernández, cuarto marqués de Casa Riera y su esposa doña Blanca de Aragón y Carrillo de Albornoz. En un momento su padre fue considerado una de las personas más ricas de España.

Entre los artículos que la reina Fabiola heredó de su propia familia son muebles, pinturas y objetos que una vez que adornaban las paredes y pisos del Palacio de Zurbano, antiguo palacio de la ciudad de la familia Mora en de Calle de Alcada en Madrid. La colección de arte del padre de la reina Fabiola era bien conocida y que contenía obras de Goya, Tiepolo y varios maestros flamencos importantes. Además de las obras de arte, Fabiola también heredó varias parcelas de terrenos y edificios en Madrid, Pamplona y Aiguamúrcia
(Tarragona).

La reina fue también la única heredera de su tío y padrino don Fernando de Aragón y Carrillo de Albornoz, que murió en 1984. Don Fernando era un gran coleccionista de arte y su enorme palacio de la ciudad, en la calle de Fernando el Santo, en Madrid, se llenó de obras de arte. Aunque los artículos más importantes -obras de Goya y Velásquez fueron donados al museo del Prado de Madrid, la mayor parte de sus posesiones fue a su ahijada
Fabiola.

– Más claridad en tres
semanas

La semana pasada el periódico flamenco “Het Nieuwsblad” reveló que aún existen entre cinco y nueve personas “de trabajo para Fabiola”. El palacio se vio obligado a aclarar el asunto y afirmó que estas personas estaban trabajando en la finalización del testamento de la reina Fabiola. Ellos esperan que su trabajo se lleve a cabo en tres semanas.

El palacio también confirmó una vez más que todas las posesiones restantes de la reina Fabiola se dejan a los “Hulpfonds”, una fundación del Rey Balduino y la reina Fabiola recibida en 1960. El fondo de ayuda llegó a 560 familias belgas que anualmente reciben un pago de 200 euros. Según The Royal Forums, el primer ministro belga Michel discutió el asunto en el Parlamento. Reveló que el personal de la reina Fabiola no es pagado por el Estado. Sus salarios se proporcionan de los de bienes de la difunta reina. El primer ministro también añadió que el Castillo Stuyvenberg -donde la Reina vivió desde su muerte de su marido en 1993- revertirá al Real Patronato.

-Joyas

Aún no está claro qué pasará con las joyas que pertenecieron a la reina Fabiola. Según el diario ‘Het Laatste Nieuws’ estas joyas se distribuyeron antes de la muerte de Fabiola y la mayoría se las dio a la reina Matilde. El diario no menciona una fuente para su declaración. Lo que está claro es que la reina Matilde recientemente ha estado usando la tiara de diamantes Wolfers en Polonia y que se ha visto con varios otros artículos que anteriormente pertenecían a Fabiola. La Princesa Margarita de Liechtenstein, soltera princesa de Luxemburgo, también ha sido vista con aretes que pertenecieron a su difunta tía. Todavía es un misterio lo que sucederá con la tiara española que la difunta reina recibió del dictador español Franco. Si lo que dice el periódico ‘Het Laatste Nieuws’ es correcto, podemos esperar que la tiara la use la reina Matilde.

Esta es una información que se da a conocer a un ano del fallecimiento de su majestad, y recordamos a ella y a su esposo como personas cálidas, amables y quienes estaban muy enamorados. Fabiola dejó todo por el amor de su esposo, y si es cierto que dejó su herencia a las diversas fundaciones de caridad, es que llegó a amar a Bélgica tanto como a su esposo. Los parientes, lo mejor que pueden hacer, es ponerse a trabajar. Recordemos también que estos difuntos monarcas no pudieron tener hijos, ya que Fabiola tuvo cinco abortos. Descansen ambos en paz y este es un ejemplo de que en donde quiera hay gente ambiciosa y ociosa que solo espera tener la herencia de los tíos.