imagotipo

La importancia de la empatía | Salud | Dr. Jonatan Escobar

  • Salud: Dr. Jonatan Escobar

La empatía es aquello que nos permite comprender e interpretar la experiencia interna de las personas que rondan a nuestro alrededor, como tal ayuda a que la convivencia entre los distintos grupos de seres humanos sea posible, es aquello que a su vez permite que distintas formas de pensar se toleren las unas a la otras, la empatía de alguna manera favorece la convivencia e incluso enriquece el acervo social y cultural de los individuos al permitirles aceptar, tolerar e integrar la vasta cantidad de ideas que forman parte de las distintas sociedades.

La falta de empatía entre los seres humanos puede llegar a causar diversos conflictos y roces entre los mismos, pues una persona poco empática siempre antepondrá sus propias necesidades no importando la opinión, pensar y sentir de los demás, los cual es sumamente incómodo y difícil de sobrellevar.

Un ejemplo claro de falta de empatía lo podemos apreciar en el tráfico de la Ciudad de México, pues en la horas más transitadas resulta característico el notar como todos los conductores dado el estrés y la irritabilidad acumulados se vuelven poco tolerantes. La cultura vial desaparece y entonces acontecen fenómenos como el hecho de que nadie cede el paso, desean avanzar primero y permanecen a la defensiva añadiendo a la alta densidad de flujo vehicular un caos adicional por la actitud irracional con la que los conductores con nula empatía dirigen sus automóviles, distinto sería si se portaran corteses, se cediera el paso cuando fuera necesario y reinara la empatía sobre de las avenidas considerando que el lento flujo vehicular seguro atrasará a muchas personas que cargan consigo algo de prisa. Sin embargo, al intentar ser condescendientes y empáticos seguro el flujo vehicular invariablemente mejoraría, pues se ha demostrado que gran parte de los embotellamientos y caos vehicular se deben a la falta de educación, tolerancia y cultura vehicular.

LA EMPATÍA es necesaria en la vida del ser humano.

LA EMPATÍA es necesaria en la vida del ser humano.

He considerado mencionar el tránsito de la Ciudad de México porque es un ejemplo claro y podría estar seguro que todos, alguna ocasión hemos experimentado gran ansiedad por habernos encontrado inmersos en alguna avenida de la ciudad que ha sucumbido ante el tráfico, sin embargo, he de mencionar que la empatía trasciende por mucho la simple cultura vial, ya he comentado que favorece y fomenta el respeto en las relaciones humanas, lo cual es de suma importancia, ya que los seres humanos en general somos una especie que tiende a establecer jerarquías marcadas en la mayoría de los círculos de interacción social, es decir la familia, el trabajo, las instituciones, los niveles de gobierno etc., y como tal existen jerarquías entre los seres humanos.

De tal suerte que no es raro que una persona de mayor jerarquía poco empática se comporte de una forma hostil y tirana para con sus subordinados, por el contrario cuando una persona de mayor jerarquía resulta ser empática suele ser adecuado símbolo de autoridad que en lugar de transmitir miedo, inspira confianza, admiración y respeto para con sus subordinados, de formatal  que la empatía define determinadas situaciones de forma radical.

Me aventurare a ejemplificar un poco más la empatía para aterrizar mejor el concepto, el autor de la presente columna actualmente se encuentra formando como psiquiatra, y en múltiples ocasiones he tenido la oportunidad de entrevistar personas que dada su condición psiquiátrica se encuentran psicóticos, es decir que su juicio se encuentra fuera del marco de la realidad y que hablan de ideas delirantes que son ideas falsas que no logran reducir a la realidad, en muchas ocasiones acompañadas de alteraciones sensoriales como alucinaciones auditivas y visuales, es decir, ven y escuchan cosas que no existen. Sin embargo, tengo que ser empático y de alguna manera tratar de entender e interpretar su falsa realidad para así intentar definir el cómo se sienten, técnicamente por algunos instantes tengo que adentrarme en su estado psicótico y regresar a la realidad intacto, para poder ayudarle al paciente, lo cual suena aterrador pero no es así siempre. Por ejemplo, en alguna ocasión tuve un paciente que aseguraba poder transformarse en súper saijayin como sucede en la serie animada Dragón Ball, le solicite que lo hiciera, que me lo mostrara a lo cual accedió, evidentemente no se transformó, pero adoptaba posiciones corporales y emitía gritos como si en verdad lo hiciera, todo acompañado de un cortejo emocional tal que el refería experimentar mucho placer al “transformarse”, vuelvo a repetir, no se podía transformar eso era falso, pero lo que era real eran sus emociones y sensaciones internas, tan reales eran que por algunos momentos me las transmitían, momento en el cual podía ser completamente empático con el paciente.

Querido lector, a partir de la presente columna quería externar la importancia de la empatía en las relaciones humanas, motivo por el cual le hago la atenta invitación a considerarlo para quizá no entender a un paciente psicótico, pero si entender a su prójimo que puede ser su vecino por decir algún ejemplo, que si algún día lo nota mal encarado e irritable considerar que simplemente tuvo un mal día y que sus sensaciones internas no han sido agradables en esos momentos, lo que nos permitirá seguir con nuestro camino y no tomarnos determinadas circunstancias como personales, de ahí el principio fundamental de la empatía.

/arm