imagotipo

La importancia de la orientación vocacional

  • Hazael Ruíz Ortega

Dentro de las decisiones más importantes en la vida de joven está la de escoger la carrera académica adecuada a nuestros reales intereses, cualidades y capacidades intelectuales, económicas, geográficas, etcétera.

Tal decisión es crucial en la historia de vida académica y se torna más complicada cuando no existe una orientación vocacional previa o un real autoconocimiento. La experiencia del colectivo nos muestra múltiples evidencias de las consecuencias positivas o negativas que afectan las siguientes etapas de la juventud.

En este sentido, los factores internos y externos clave, de la elección de carrera, deben estar perfectamente alineados y armonizados. Expertos explican: lo que amas (pasión) y lo que haces bien (vocación) habrán de interactuar en forma integral con un factor externo dominante: lo que el mundo necesita. Tu profesión y por lo que te van a pagar, (conocimientos, experiencias y habilidades que ofertas y alguien comprará en el mercado del empleo).

Desde luego, esto solo desde la perspectiva económica. Pero, así mismo existen otras perspectivas que tienen la misma importancia, tales como el desarrollo humano, intelectual, sicológico, redes y vínculos culturales en múltiples direcciones.

Así, pues, tomar una buena decisión, confrontando a nuestra zona de confort y los cantos de sirena que generan, entre otros la deserción, consiste en “elegir una opción entre dos o más alternativas que se presentan para resolver un problema”, es este caso el de la vida profesional, de largo plazo, de manera estructural, no coyuntural.

Veamos un referente importante: la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reinició actividades el pasado lunes 7 de agosto el ciclo escolar 2017-2018. Según reportes con una matrícula récord, poco más de 350 mil estudiantes que se compara favorablemente con los 293 mil de hace 10 años.

Para nuestro análisis, resulta de interés las 120 licenciaturas y 35 carreras o salidas terminales técnicas de la UNAM (con alrededor de 205 mil de población escolar). Por primera vez, acudirán a las aulas respecto a la licenciatura, más de 47 mil (tres mil más que el año pasado).

La estadística del sistema educativo México publicada del INEGI del ciclo escolar 2015-2016, señala en educación superior un total de más de 415 mil alumnos (más del 50% de mujeres). El sector público participa en el 39%. Sumemos, en la Capacitación para el trabajo 176 mil más.

Y de la competitividad laboral los egresados de las licenciaturas universitarias y tecnológicas en México y en el mundo son y serán un reto de corresponsabilidad de todos: del Estado, la Academia, los empleadores y el joven futuro solucionador de problemas, ya sean de nivel licenciatura, maestría, doctorado o de la grandeza de los técnicos especialistas comprometidos. Escenarios alentadores de jóvenes con visión de futuro esperado y deseado con información.

En este punto, resalta la importancia del acceso oportuno y confiable a los Talleres de orientación vocacional y profesional. También representa una buena herramienta en la prevención del delito, cuidando la protección de los datos personales.

Del reposicionamiento profesional y concluir los estudios… emplear él nunca es tarde, pero, igualmente, dar tiempo al tiempo a cada decisión de cambio para los pertinentes periodos de “siembra, desarrollo y cosecha”.

Concluyendo, en tu vida y futuro laboral tú decides, eres el protagonista de tu vida, sin embargo, es útil escuchar a los expertos.

hazael.ruiz@hotmail.com