imagotipo

La importancia del tacto en el desarrollo emocional del niño | Salud

  • Salud

POR DRA. VANESSA DE LA GARZA BRENA

El sentido del tacto es el primero que aparece dentro del útero (a partir de la 6ª semana de gestación), de tal forma que la piel y el sistema nervioso derivan de la misma estructura embrionaria y por esto, la estimulación de la piel funciona como el primer traductor del mundo interno / externo, cuyos mensajes llegan directamente y sin filtros al sistema nervioso.

Conforme el niño va creciendo, los padres van demostrando su amor mediante la estimulación de los cinco sentidos, sin embargo, posteriormente el sentido del tacto parece perder su primacía. Esto no tiene por qué ser así, la necesidad y los beneficios del contacto físico abarcan el área emocional, psicológica y fisiológica, y sus efectos permanecen para siempre, solamente se van modificando según el momento de vida y el tipo de relación.

Cuando tenemos un bebé, se recomienda hacerle masajes suaves con algún aceite o crema en todo el cuerpo y cara, teniendo especial cuidado con la pancita, ya que puede vomitar, así como acurrucarlo en los brazos y pecho. Después, en edad escolar, se recomiendan caricias en extremidades y cabeza, acompañadas de palabras cariñosas y tocarlos con tono lúdico, como hacer “piojito” o cosquillas, siempre y cuando el niño lo acepte. Para la adolescencia las caricias como tales deben ser concisas y cortas, concentrándose en extremidades superiores (hombros, brazos, manos), pero se puede tocar con motivo de hacer un peinado, una limpieza facial, etc.

Luego, aquella familia en la que ha habido un contacto físico adecuado y cariñoso, funciona bajo un “efecto dominó”, donde el adulto responde eficazmente a los mensajes no verbales del niño mediante el tacto y el niño se siente protegido y seguro, estableciendo así vínculos afectivos sólidos y de confianza. De manera opuesta, se tiene que la falta de contacto físico cariñoso es interpretada por el niño como un signo de rechazo afectivo, lo que a su vez afecta su autoestima y seguridad. Cabe mencionar que es posible que estos niños desarrollen algún tipo de dermatitis, lo que en ciertas ocasiones se puede entender como una demanda de ser acariciado.

LA ESTIMULACIÓN de la piel funciona como el primer traductor.

LA ESTIMULACIÓN de la piel funciona como el primer traductor.

Dentro del lenguaje que implica el tacto, se advierte que la intención con la que tocamos y somos tocados es imposible de ocultar, por lo que un niño que ha tenido un contacto físico apropiado podrá leer e interpretar acertadamente la intención de quien lo toca, mientras que el niño que no tuvo contacto físico, o éste ha sido escaso o defectuoso, entenderá acertadamente las intenciones de quien lo toca, pero se le dificultará traducirlas, quedando más vulnerable a un “toqueteo” inadecuado.

Es muy importante dejar en claro que tocar implica al que toca y al que es tocado, por lo que si cualquiera de las dos partes rechaza la actividad, es razón suficiente para no llevarla a cabo.

Finalmente, el contacto físico establece la referencia de tiempo y espacio: cuando somos tocados nuestros pensamientos y sentimientos convergen en el momento del contacto físico, nos centramos en el aquí y ahora, y vivimos el momento al ubicarnos en el presente. Por lo tanto, como padres de familia, es importante establecer contacto físico constante con los hijos e irlo modificando según su crecimiento, siempre mirándole a los ojos y de preferencia con palabras cariñosas.

www.ityc.edu.mx

ESCUELA PARA PADRES ITYC

5543 1424

Dra. Vanessa De la Garza Brena

Licenciada en Psicologia, Doctora en Psicoterapia Psicoanalítica

delagarzabv@gmail.com