imagotipo

La lactancia materna en México

  • Daniel Ávila Ruíz

  • Daniel Ávila

La lactancia materna es una forma no solo de alimentar sino de brindar satisfacción a otras tantas necesidades de un bebé, como la de otorgarle salud y seguridad. Ha sido reconocida, además, como benéfica no solo para el bebé sino también para la madre, reduciendo el riesgo de contraer diversas enfermedades como cáncer, diabetes y depresión postparto.

Un documento distribuido por la Dirección General de Análisis Legislativo del Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado de la República, refiere que las prácticas de lactancia materna (LM) en México han disminuido al paso de los años.

Datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición refieren que el porcentaje de lactancia materna en menores de seis meses bajó entre el 2006 y 2012, de 22.3 por ciento a 14.5 por ciento; además, en el medio rural, descendió a la mitad, de 36.9 por ciento a 18.5 por ciento.

A pesar de que organismos internacionales recomiendan LM exclusiva hasta los seis meses de edad. e introducir alimentos sólidos como complemento a la lactancia materna durante dos años o más, las prácticas en México no reflejan estar en sintonía con dichas recomendaciones, pues su duración en México es de cerca de 10 meses.

El estudio del instituto señala que los motivos para no amamantar a los bebés son variados: las mamás no tuvieron leche, se enfermaron, el bebé no quiso, por el trabajo, porque prefirieron dar fórmula, porque fue bebé prematuro, entre otros.

Entre esos motivos se encuentran algunos que podrían no estar en la lista si se contara con mayor información sobre el tema. Algunos de los factores principales asociados con el abandono temprano de la lactancia son laborales, entre ellos, la ausencia de instalaciones para amamantar en espacios de trabajo.

Así, la legislación en la materia debe ser un instrumento que busque garantizar las facilidades para amamantar, mediante el establecimiento de reglas claras sobre cómo apoyar a las mamás para brindar a sus hijos y a ellas mismas, todos los beneficios que trae consigo la LM.

En México, la Constitución política reconoce los derechos de maternidad y de la lactancia materna. Además, existen nueve leyes que señalan algún aspecto relacionado con el derecho a la lactancia materna.

Sin embargo, en ningún marco normativo se establece la lactancia materna como alimento principal hasta los dos años. La actual legislación reconoce la LM como alimento complementario y no como el primordial después de los seis meses y hasta los dos años, por lo que el marco jurídico no está en sintonía con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

En cuanto al marco jurídico internacional, son tres los convenios y pactos internacionales de los que México forma parte y que establecen elementos relacionados con la protección a la maternidad y a la lactancia. Asimismo, existen alrededor de siete recomendaciones, declaraciones y códigos en la materia, que son expedidos por organismos internacionales como la OIT, la OMS y la Unicef. De ellos, México no ha suscrito el Convenio 183 sobre la protección de la maternidad del año 2000 de la Organización Internacional del Trabajo.

En el actual periodo ordinario, será necesario enfatizar en la necesidad de que los legisladores seamos sensibles a impulsar el tema como un asunto de interés público, a exhortar que el Ejecutivo federal suscriba los instrumentos internacionales en la materia, y que construyamos una normatividad que regule e incentive el establecimiento de medidas concretas como lactarios en los entornos laborales. Se trata de un tema que en el mediano y largo plazos nos beneficiará a todos los mexicanos.
*Senador por Yucatán. Presidente de la Comisión Bicameral del Canal del Congreso, secretario del Comité del Instituto Belisario Domínguez e integrante de las comisiones de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico, Juventud y Deporte, de Turismo, así como de Reforma Agraria.