imagotipo

La Lista Nominal como asunto de Seguridad Nacional / Poder Nacional / Javier Oliva

  • Javier Oliva Posada

Londres. Sólo el tratamiento superficial de los actores e instituciones comprometidas con el deplorable manejo de una base de datos tan importante, puede explicarnos la forma tan insuficiente con la que se ha tratado tan grave problema. No es una exageración: hay en curso, un serio antagonismo a la Seguridad Nacional.

Amazon, una de las diez empresas predominantes del internet a nivel mundial, tuvo alojado en sus sistemas, del 15 de febrero al 20 de abril, con acceso libre, una base de datos de poco más de 93 millones de entradas, que contienen toda nuestra información como ciudadanos. Ya no digamos emprender una incipiente campaña publicitaria domiciliada y segmentada (¿cuánto costará una base de datos de esas dimensiones? Eso lo sabe el Instituto Nacional Electoral), lo que en verdad está en juego, es la posibilidad de inferir las conductas, tendencias políticas y de organización de nuestra sociedad. Es lo que ahora se encuentra, en el incierto universo de las redes de comunicación digital.

Tanto la autoridad electoral, como los Consejeros directos responsables, al mismo tiempo que el partido político involucrado (reincidente por cierto en este tipo de muy graves acciones) han reaccionado con lentitud pasmosa e inexplicable; gracias a los señalamiento del investigador estadunidense Chris Vickery y a un reportero que cubría una de sus conferencias en Harvard, fue que se pudo dar a conocer el problema. De no haber sido así, aún en este momento, seguiría de acceso libre la base de datos de la Lista Nominal de todos los mexicanos.

No hay duda, de que nos encontramos ante un flagrante caso de desconocimiento e insensibilidad de lo que es la Seguridad Nacional en el ámbito de la cibernética. No dudo que varios de los funcionarios públicos (del INE) y dirigentes de partidos políticos crean que son temas de películas o novelas de ciencia ficción. La curva de aprendizaje en la materia, la hemos pagado a muy alto precio en los últimos años, como para seguir incurriendo en situaciones críticas como las que ahora pasamos. En el país de los “deslindes”, ya empezamos a leer explicaciones incongruentes que tratan de ocultar lo imposible. Ineptitud, irresponsabilidad o peor aún, desapego hacia los intereses nacionales.

¿Qué antagonismos puede enfrentar nuestra sociedad ante el manejo malintencionado de la Lista Nominal? La estratificación en general, se encuentra en la página de internet del INE. La cuestión es la ubicación al detalle de en dónde, cuántos y quiénes se encuentran distribuidos por todo el país. Más aún en este año de tanta actividad electoral. También los nombres y datos personales, protegidos, se supone, por la ley, pueden ser utilizados por la bandas de delincuentes dedicadas al robo y suplantación de las perfiles para obtener créditos, préstamos, transferencia bancarias o de valores, traficar con documentos migratorios, sellos oficiales;traficar con datos genéticos, rostros, huellas digitales, y sobre todo, firmas. Además, de tener todos esos datos, la Lista Nominal cuenta con nuestro CURP. Así las cosas.

Hay otro ámbito, no menos complejo, y es el de la inteligencia y contrainteligencia. Es una dinámica natural, que se da en las disputas geopolíticas de nuestros días, pues las consecuentes aspiraciones que tienen los países y gobiernos, atentos a los riesgos debidos a la inadecuada o mala gestión de los asuntos de Seguridad Nacional, es lo que les permite hacerle frente a las presiones externas. Por eso una prioridad debe ser, el adecuado resguardo y uso de los datos sensibles del perfil social de sus habitantes.

javierolivaposada@gmail.com