imagotipo

La lucha por la Ciudad de México

  • Héctor Tenorio

Atres años de la elección para un nuevo Gobierno en la capital del país, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) están empatados electoralmente. Medirán fuerzas en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) y en las delegaciones. Ambos grupos impulsarán la transparencia en el manejo de los recursos públicos, provocando constantes descalificaciones. Los López obradoristas llevan una ligera ventaja a pesar de no controlar la administración local, pero podrían perderla en caso de no cumplir con las expectativas creadas a su alrededor. El Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) parecen estar llamados a jugar un papel secundario.

En este panorama,los perredistas crearon de último momento una coalición artificial en la Asamblea Legislativa, compuesta por un diputado del Humanista (PH), uno del Partido del Trabajo (PT) y otro de Nueva Alianza (Panal). El bloque de centroderecha tendrá un total de18 legisladores. Del otro lado, Morena cuenta con dos legisladores más gracias a la deserción de Aleida Alavez Ruiz que es de Izquierda Democrática Nacional (IDN) corriente del PRD, encabezada por René Bejarano quien también amenaza con abandonar al sol azteca.

A esto, debe sumarse que la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ordenó el recuento de votos en la elección de Gustavo A. Madero. Vale la pena recordar que el perredista Víctor Hugo Lobo venció con menos del uno por ciento de diferencia al excandidato de Morena Ramón Jiménez.

Desde el punto de vista del PRD, Andrés Manuel López Obrador ejerció presión para lograr el recuento. Por lo pronto, de manera unánime la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación revocó la decisión del recuento total de sufragios en la GAM, confirmando el triunfo de Lobo.

El escalonamiento de los enfrentamientos aumentará con el destape del mandatario del DF Miguel Ángel Mancera, él todavía no decide si buscará la Presidencia de la República a través del PRD o de forma independiente. Su tercer informe resultó un preámbulo de la batalla que sostendrá contra Morena.

Existen varios aspirantes a gobernar el DF en el 2018. En Morena está Ricardo Monreal, delegado electo de la Cuauhtémoc que tendría como rival a Martí Batres Guadarrama. Mientras que los perredistas podrían apostar por dos mujeres: Patricia Mercado, titular de la Secretaría de Gobierno, y Alejandra Barrales, secretaria de Educación en el DF. La idea sería buscar el voto de las mujeres. Quién sabe si les resulte.

Los priístas dan señales de desorganización, con mucho trabajo nombraron coordinador de su fracción en la ALDF al diputado Israel Betanzos. Como precandidatos al DF estarían el legislador Adrián Ruvalcava y Aurelio Nuño secretario de Educación y hombre cercano al Presidente de la República. Se ve complicado.

Finalmente, los panistas tienen como su mejor carta a Xóchitl Gálvez, jefa delegacional electa en Miguel Hidalgo, no es una mala candidata, pero su partido político es un gran obstáculo. Es casi imposible que el DF, que es entre comillas la ciudad más liberal del país, se pinte de azul.

El 2018 está todavía lejano, a pesar de eso los posibles candidatos deberán tomar en cuenta que los capitalinos suelen castigar los errores de sus gobernantes, será complicado para cualquiera vencer en las urnas. Sin embargo, si crece la posibilidad de que López Obrador gane la presidencia de la República, Morena podría llevarse el DF. En caso de que se desinfle el tabasqueño, el PRD mantendría una mínima posibilidad de retener su histórico bastión.

tenorio_hector@hotmail.com