imagotipo

La madre del primer “dreamer” deportado

  • María Antonieta Collins

La asignación del Noticiero Univisión era de extrema responsabilidad, no porque las otras no lo fueran, sino porque en ésta, entrevistar a la madre del primer “dreamer” deportado a México por la administración Trump podía traer consecuencias fatales a ésta si se cometía un error de logística. Tendríamos que viajar a un punto secreto en el Valle donde ella vive y estaba dispuesta a hablar junto a sus abogadas y activistas…

“Luz” es el único nombre por el que se le conoce. Es madre de Juan Manuel Montes, deportado en dos ocasiones en febrero pasado a Mexicali, aparentemente sin proceso ni documentación que conste sobre la primera deportación que se le hizo, lo que invalidó de acuerdo a ICE, su permiso DACA que estaba vigente hasta 2018.

Para llegar al sitio de la entrevista “Luz” tuvo que sortear los múltiples y súbitos retenes que la Patrulla Fronteriza implementa en carreteras rurales y supercarreteras como la famosa 8 que atraviesa el sur del estado.

“El día que mi hijo me llamó para decirme lo que había sucedido, mi corazón dio un vuelco. Desde ese momento todo ha cambiado. El debiera estar aquí a mi lado, no hizo nada malo, su error fue no tener a la mano el documento que autoriza a todo “Dreamer” permanecer en los Estados Unidos. Lo demás fue no tener clemencia con él y sacarlo sin contactar a la familia, y sin más hacia Mexicali.

“Lo detuvo un Border Patrol en bicicleta y le pidió los documentos. Los había dejado en el auto de un amigo con el que andaba. No le permitieron ningún contacto para conseguirlos y lo mantuvieron en un sitio que no han dicho y sin más lo mandaron a Mexicali”. Explica la abogada Nora Preciado del Centro Nacional de Leyes Migratorias que están peleando su defensa.

“Cuando Juan Manuel puede contactar a la madre, ésta de inmediato le envía a Mexicali ropa y pertenencias. Poco después ahí lo asaltan con una navaja y el muchacho aterrorizado, viendo su vida en peligro y que además su casa estaba a metros de distancia, desesperado, trata de regresar sin documentos a Estados Unidos, que es su hogar y es aprehendido y devuelto a México nuevamente. Nosotros estamos exigiendo a la Patrulla Fronteriza los documentos que nos permitan conocer, realmente, que fue lo que sucedió porque, a todas luces la primera deportación es ilegal totalmente. Juan Manuel Montes tenía su permiso DACA vigente hasta el 2018 cuando lo enviaron a México”.

La madre que no se resigna a lo sucedido dice que el calvario empieza por las mañanas cuando ve la recámara de su hijo vacía…

“Yo sé que los hijos tienen que irse de nuestro lado, no de esta forma. Él es un muchacho que ha trabajado hasta en el campo para ahorrar para sus estudios. Quería ser policía en Estados Unidos… Ahora está en un sitio que es desconocido para él. Lo traje a Estados Unidos cuando tenía solo nueve años de edad. Siempre fue a la escuela, y aunque tenía un ligero problema de lento aprendizaje, él salió adelante en sus estudios con buenas calificaciones. Siempre muy pegado a mí, hasta el día de febrero cuando me dijo que saldría en Calexico con unos amigos. Lo que sucedió es que dejó olvidada la billetera con su DACA, en el auto del amigo, algo común en muchos muchachos, solo que cuando a mi hijo lo interroga el de la Border Patrol en bicicleta, las cosas dramáticamente cambiaron para su futuro…”.

“Luz”, la madre, que ha pasado por estados de depresión y angustia, deja la lección para otros…

“Solo quiero que los ‘dreamers’ como mi hijo sepan que no se pueden separar de sus documentos en ningún momento. Miren el drama que estamos viviendo. Que lo sucedido a mi hijo no sea en balde. Sin sus documentos, en un instante la vida cambia y se convierte en una tragedia…”.