imagotipo

La magia de la atracción

  • Palabra: Terry Guindi

Cuando tratamos de interpretar físicamente lo que significa la atracción se simplifica el análisis; visualizamos sus movimientos, su fuerza y su significado.

En este sentido imagina la sorpresa de un niño al descubrir el movimiento de dos trozos de metal con carga magnética, la forma en que estos se atraen o se repelen.

En todas las épocas en las tlapalerías ha sido posible adquirir estos objetos mágicos, hemos jugado con ellos, aprendimos que hay un límite, una distancia en la cual aquello que los mueve deja de tener la fuerza necesaria para ello. En las relaciones humanas sucede exactamente lo mismo, precisamos a veces de una sana distancia con ciertas personas.

En los cuentos infantiles, en las caricaturas, los imanes se representaban en forma de herradura, curioso es que esta también se asocie con la buena fortuna o la suerte, así de mágica es la atracción.

Crecimos con la idea de que los polos opuestos se juntan y los polos iguales se rechazan, física pura del siglo XIX.

En el caso de los seres humanos y su temperamento, la situación es distinta, se atraen siempre los iguales “like atracts alike”, lo que a veces parece que dejamos de considerar en su amplio espectro. Así forman su entorno, su espacio, su conjunto y orden. Esta peculiaridad se da naturalmente en todas las especies. La mayoría de nosotros tememos dejar de atraer y a ciencia cierta desconocemos las razones por las cuales lo hacemos y poco nos detenemos en tomar conciencia del perfil de quienes forman parte de nuestro círculo energético.

Semejanzas u oposiciones parecen pasar de largo cuando tendemos a racionalizar casi cualquier hecho o acto, esto nos ocurre esencialmente con las personas más cercanas, la pareja y quienes son más influyentes terminan por determinar mucho de lo que nos
sucede. Asumir que en el entorno hay algunos que nos dan la sensación de quitarnos nuestra fuerza, nuestra energía es un principio esencial que incluso forma parte de la defensa personal más
inmediata.

Segura estoy de que en este momento que estás leyendo estás palabras, llega a tu emoción esa sensación que algunos seres queridos en su momento e incluso algunos que son entrañables te han hecho palpar, ese vacío incómodo que se experimenta, que se refleja incluso en cansancio y en la gana de alejarte tanto de la persona como de la situación.

Ser claros y hacernos caso, tener siempre presente que ser positivo atrae experiencias equivalentes, que si tu pensamiento dominante está enfocado en este sentido, reforzado con hábitos y acciones, tendrá por resultado circunstancias parecidas.

Magia y también método. Es un hecho que las leyes de Gravedad y Atracción existen, que nuestros actos originan inevitablemente lo que conocemos como el impacto “acción–reacción”; lo que va viene; lo que es arriba es abajo.

Si acaso te disgusta lo que de la vida recibes, haz una pausa, analiza lo que a esta le estás aportando.

Empieza por atreverte a observar, a cuestionar, a analizar. Atrévete sobre todo a enfrentar.

La magia de la atracción crece, se
comparte, se expresa con palabras
mágicas.
Te invito a visitar mi www.terryguindi.com

twitter@terryguindi