imagotipo

La mala edición | Pasos de diamantina | Lorena Avelar

  • Pasos de Diamantina: Lorena Avelar

Tengo libros en las manos. Una eternidad de volúmenes tras las vitrinas, con luz al sesgo incidiendo, deshaciéndose en universos cromáticos. La sempiterna magia de los libros. Uno puede acercarse a los estantes y embriagarse del regusto de paisajes imposibles, o de personajes que nos buscan con sus manos de papel transformado.

La mala edición es un amenaza contra el culto, la armonía y la belleza de un libro bien editado, que guarda tras la cubiertaun sueño de atardeceres de color púrpura en el país de los acantilados, o tal vez un universo mecido entre mares verdes, planetas que estremecen la fibra de la boca y el estómago.

La mala edición es el arma homicida, la destrucción del mundo, la palidez de un cielo, la violación de un universo mancillado por libros que no son bien hechos ni bien planeados. Hay una belleza esencial en la forma y las líneas de los forros, los colores y texturas de las pastas, la tipografía y las solapas; existe un encantamiento en el interior, en cada línea, en cada letra ypárrafo, un malabar de diseño, un festín de historias.

La mala edición y los malos editores son farsantes, fantasmas que no disfrutan ni saben de profundidades y significados, no se deslizan por las profundidades de mundos combados sobre sí y, al mismo tiempo, abiertos al infinito.

Uno podría esperar así, leer y disfrutar de la expresión de los libros, alzar de vez en cuando la vista y asistir al abigarrado despliegue de los hombres que avanzan ignorantes y se abren hacia despoblados oscuros, puede vagar en las páginas del yermo como en las hojas de los libros cuando en hazas ya no queda mucho por hacer o cuando todo está vacío. Da tristeza contemplar largamente ediciones sin forma ni sentido, proyectados hacia círculos polares y hacia nieblas. Queda el silencio, la puerta falsa que no conduce a ningún lugar, ni a ningún pasillo. Aún así, sigo dando todo por vivir en la tierra de los libros y sigo con Pasos de diamantina alimentándome de trigo e higos.

/arm