imagotipo

La mata sigue dando / Zona de Guerra / Héctor Tenorio Muñoz

  • Héctor Tenorio

Hace 20 años en el municipio de Juárez, Nuevo León, detuvieron a Juan García Abrego que era el líder del “cártel del Golfo” y el criminal más perseguido dentro y fuera de México. El escándalo traspasó las fronteras, lo llevaron a la justica estadunidense donde purga su condena. Sócrates Rizo, exgobernador de esa entidad (1991-1996), explica el crecimiento del crimen organizado, dice que la presencia de un partido hegemónico en el poder permitió un Estado fuerte que controlaba a la delincuencia, pero todo cambió cuando la oposición ganó Estados, municipios y la presidencia. Según él la culpa fue de los ciudadanos que estaban cansados de la dictadura. Su tesis se desmoronó con la detención del priísta Humberto Moreira, exmandatario coahuilense, en Madrid bajo los cargos de blanqueo de dinero y malversación de fondos durante su administración del 2005 al 2011.

Resulta razonable que hoy en día la sociedad no esté dispuesta a validar la versión oficial sobre la captura de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, debido a que ha sido engañada en diversas ocasiones, vivimos en la incredulidad. En este contexto, las autoridades señalaron que apresaron al delincuente gracias a que espiaron al director de cine Sean Penn y a la actriz Kate del Castillo, quienes se vincularon con el narco para realizar una película autobiográfica. Ellos son chivos expiatorios del Estado mexicano, podrían enfrentar a la justicia aquí y en el vecino del norte. Llama la atención que a lo largo de su carrera criminal “El Chapo” mantuvo un hermetismo frente a los medios de comunicación. Sin embargo, al estar acorralado modificó tal aspecto. Esto nos hace suponer que la entrevista tenía como objetivo acelerar su detención y enviar un mensaje a las autoridades de Estados Unidos en caso de ser extraditado. Afirmó ser capaz de movilizar miles de toneladas de drogas por la frontera. Washington lo descalificó, ya que deja al descubierto su vulnerabilidad frente a posibles ataques terroristas.

Los medios masivos cuestionaron lo publicado en la revista Rolling Stone, argumentando que carece de rigor periodístico y de ética. ¿Estos detractores sabrán que significa esa palabra? Aseguraron que moralmente no es válido hacer apologías del crimen. ¿Acaso las entrevistas con narcopolíticos no son igual de inmorales? Se habla de ellos debido a su fama, en vez de presionar a las autoridades mexicanas para que expliquen la colaboración de las agencias extranjeras en la persecución, la situación de la probable extradición de Guzmán Loera y si no es mucho pedir que contesten: ¿Quiénes fueron los personajes del más alto nivel involucrados en la segunda fuga del criminal de un penal de máxima seguridad?

En teoría, después de la detención de Guzmán Loera, él estaba virtualmente extraditado a Estados Unidos y solo faltaba que fuera entregado. Se habló que en seis meses se finiquitaría el asunto, luego de uno a cinco años. La explicación podría estar en que desean quedarse con su dinero y bienes. Además el capo cuenta con siete amparos que intentan frenar tal acción, el último lo consiguió el pasado 8 de enero, el cual suspende temporalmente la posibilidad de ser entregado a la justicia del vecino del norte. Contra él pesan varios cargos por narcotráfico, homicidios, secuestros y lavado de dinero en seis cortes de esa nación. Autoridades mexicanas dieron entrada a los dos pedidos de extradición recibidos desde California y Texas. Podría ser transferido a Nueva York o Chicago, donde fue procesado en 2009. Existe el compromiso de los estadunidenses de no aplicarle la pena de muerte al traficante mexicano. Su captura no detendrá la violencia.
Tenorio_hector @hotmail.com