imagotipo

La mezquindad de la política

  • Gerson Hernández

En México muchos de nuestros gobernantes son más mezquinos que generosos. “Para alcanzar el poder es necesario exhibir absoluta mezquindad, algo que cualquiera puede lograr, pero para ejercerlo es necesario mostrar verdadera grandeza y generosidad”, dijo el militar francés Napoleón y no Underwood, presidente de Estados Unidos en House of Cards -como pensaron-. Hace unos meses el Flaco Menotti, campeón mundial con la selección argentina en 1978, metió un golazo a estos gobernantes mezquinos al afirmar que “para mí el ganar como sea es una manera irrespetuosa de ver al futbol”, a lo que agrego que hay que ser más respetuosos y éticos para ganar en política y en la vida. ¿Necesitamos un nuevo sistema político?, ¿cómo transformamos nuestro país?, pero mejor vamos por partes:

Nuevo Sistema Político. “Necesitamos crear un sistema político mexicano para el s. XXI que obligue a los poderosos a rendir cuentas. Eso implica el fin de los privilegios, transparencia y rendición de cuentas”, afirma el doctor Luis Rubio, presidente de México Evalúa y de CIDAC, en su más reciente libro Un mundo de oportunidades editado por el Instituto Wilson Center. Agrega -y estoy seguro que muchos malabaristas idealistas como ustéd o yo también- “nunca dudes que un grupo pequeño de ciudadanos comprometidos puede cambiar al mundo; sin duda, eso es lo único que lo podrá lograr (dixit Margarte Mead)”. Ya veremos, dijo el ciego.

El problema del poder y la utopía mexicana. En 168 páginas, el doctor Rubio afirma que la transformación que México requiere no consiste en reformas, sino una modificación sustantiva de la manera en que concebimos el mundo, a la ciudadanía y al gobierno. La clave reside en un cambio de concepción, visión y actitud. Agrega que “la ausencia de Estado de derecho y de gobierno funcional son los principales componentes definitorios, de la situación nacional… necesitamos un sistema político para el siglo XXI, no la continuación del porfiriato”. El pasado 2 de julio se conmemoró el centenario luctuoso de nuestro general Díaz. Sin embargo muchos políticos utilizan su figura para recrear la fantasía de los políticos buenos que encarnan al pueblo y que lo liberan de dictaduras imaginarias.

Vieja forma de gobernar. Muchos políticos viven en su olimpo, distantes de la vida cotidiana de la ciudadanía. En el fondo, el gran déficit en México es la reforma del gobierno, el problema no es la violencia, las drogas o la corrupción, sino la falta de Estado. La propuesta del doctor Rubio no es redistribuir el poder entre quienes ya son parte de la élite política, sino crear estructuras que lo institucionalicen y obliguen a los poderosos a responder las demandas ciudadanas y necesidades de desarrollo del país. El crack argentino Menotti dice que “Napoleón no era un táctico, sino un estratega. Si tenía que cambiar, cambiaba. Eso vale para el futbol también” y obviamente para debilitar la mezquindad política. #Jap

La 4a. compañía. Ópera prima de Amir Galván y Mitzi Vanessa con 20 nominaciones al Ariel, (la 2ª en la historia). Próximamente muchos mexicanos observarán cómo la vida en la cárcel bajo el mando del Negro Durazo en Santa Martha, CdMx, no es cosa del pasado, porque corrobora lo que World Justice Project concluye: México ocupa el lugar 93 de 102 naciones en sistema de justicia penal; similar a Paquistán y por debajo de Liberia, Camerún, Panamá y Kenia. El problema es que todo lo que entra tiene que salir. Nelson Mandela decía que “nadie conoce realmente una nación hasta que ha entrado en sus prisiones”.

*Académico de la FCPyS-UNAM y Consultor Político @gersonmecalco