imagotipo

La monarquía: tradición, cultura e historia

  • El mundo de la realeza: Mariana Vargas Ruiz

Son los países europeos los que quieren seguir con esta clase de Gobierno, excepto España, quizás por ser corruptos. Pero como hemos visto en otros países, permanece fuerte el sentimiento nacional de esta institución. Mientras haya personas monárquicas, habrá monarquía aunque quizás me equivoque.

Estamos ante una crisis moral, económica y social donde ni los monarcas se salvan de ser cuestionados sobre su
estilo de vida.

Es interesante poder ver la cultura de cada país, por ejemplo, en Swazilandia el rey se está divorciando de su decimoquinta esposa y es un país que permite la monarquía con todos sus excesos. Pues sí, queridos lectores, hay monarquías por todo el mundo, hasta en África. Y cada país tiene su historia, su tradición y su cultura.

Cada continente tiene sus sistemas de Gobierno, sus historias, sus tradiciones. Cada monarquía es diferente. Hay monarcas bígamos, adúlteros, monógamos, polígamos, fieles, infieles. Hay países que tienen diversas ceremonias que datan de fechas antiguas, y en estos tiempos la sucesión al trono, excepto en Mónaco y Liechtenstein, es igualitaria. Japón permanece con una cultura machista, ya que rechaza aún la abolición de la ley sálica.

La realeza rusa ya no existe en este interesante país, pero su historia sigue “vigente”. Hay muchísimos libros que explican la vida y obra de los Romanov, que es la dinastía rusa más conocida. Y entre los más conocidos son Nicolás y Alexandra, con sus hijas e hijo. Hasta Rasputín atrae a la gente.

La realeza británica, con sus ceremonias, castillos, fantasmas, la guardia real, la realeza, películas, libros, recuerdos como vajillas, fotos, hay de todo en Inglaterra para poder visitar el país.

Visitar los países asiáticos o africanos es también interesante. Desde Brunei (con sus palacios repletos de oro), Tailandia que ya tiene nuevo rey, Japón y su comida exótica, hasta Lesotho donde los reyes son católicos, el ya mencionado Swazilandia, o ir a Australia donde la reina Isabel es conocida como soberana o hasta Brasil donde se tiene familia real en exilio, como nuestro país, o Hawaii donde alguna vez hubo monarquía.

Groelandia pertenece a Dinamarca, y la reina y su heredero y esposa la han visitado. Por todos lados hay realeza: Arabia Saudita, Irán que tuvo monarquía, recordemos a Farah Diba, viuda del último Shah. Podemos ver historia de la India y ver a sus marahajas. En Nepal se decidió, después de la matanza de los monarcas y familia real, destituir al monarca (hermano de los reyes fallecidos Birendra y su hijo Dipendra) para poner la república.

Cada personaje real es ahora un mito, como Diana de Gales, Lord Mountbatten, por mencionar a la realeza “asesinada”. Y cómo son los rituales o funerales desde la India hasta Gran Bretaña. Pero lo importante es el poder real. Realeza corrupta, ahí tenemos a Cristina de Borbón, su esposo (sinvergüenzas), el padre, el abuelo, el bisabuelo… Así se genera también la corrupción real por lo civil y por lo militar.

Acordémonos de Las Malvinas y cómo la realeza británica apoyó esa guerra -incluida Diana- y cómo es que el duque de Cambridge después de su tío, el duque de York, participaban militarmente aquí en este país.

Les recomiendo que antes de viajar, lean sobre las tradiciones y culturas de cada país, hasta cómo debe de ser el comportamiento entre damas y caballeros, sobre sus religiones y tradiciones para que, al estar en el lugar deseado, no se cometan errores y también es recomendable para poder iniciar una plática estar empapados de nuestra historia, para que nosotros mismos seamos “embajadores” de nuestro país y las personas también se interesen por nuestra historia y cultura.