imagotipo

La mujer, las computadoras y el síndrome de ojo seco

  • De carne y Hueso: Sonya Valencia

POR SONYA VALENCIA
¿Sabía que la edad y el uso prologando de computadoras y dispositivos móviles están íntimamente ligados a algunas afecciones oculares, como el síndrome de ojo seco? Así lo dio a conocer un estudio realizado por la maestra Eulogia Peralta Peralta, investigadora del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud, del Instituto Politécnico Nacional, Unidad Santo Tomás.

La investigación señala que a partir de los 40 años la producción de lágrimas del ser humano disminuye entre 40 y 50%, y que la disminución se da más en la mujer (50%) por cuestiones fisiológicas. Así que si a este problema, ya de por sí alarmante, se le agrega que en la actualidad tanto mujeres como hombres pasamos largas jornadas frente a la computadora, la situación se agudiza.

El síndrome de ojo seco se presenta por la disminución de la cantidad de lágrimas que se producen en el organismo y quienes usan mucho las computadoras pasan largos periodos de tiempo sin parpadear y expuestas al calor que emiten los rayos generados por la pantalla, agravando más el problema.

Pero ¿qué hacer ante esta situación, que al parecer no tiene solución porque cada vez son más las personas que, sin importar la edad, pasan largas horas frente al computador, ya sea por trabajo o
entretenimiento?

El estudio de la maestra Peralta Peralta tiene la respuesta a esta pregunta. Dice que es importante que la pantalla de la computadora cuente con un protector, o que el usuario o usuaria se protejan con lentes color ámbar, los cuales ayudan a reducir la emisión de la radiación.

Asimismo, la distancia entre el monitor y la persona debe ser entre 50 y 60 centímetros. “La pantalla debe colocarse 10 centímetros por debajo de los ojos. De modo que los ojos son los que se muevan para ver el monitor o el teclado, pero no el cuello”, dice.

Una persona parpadea alrededor de 20 veces por minuto, pero cuando pasa mucho tiempo frente a la PC esa función disminuye hasta 50%, lo que provoca insuficiencia en la lubricación de la córnea, debido a que las lágrimas no pueden esparcirse adecuadamente en el globo ocular.

Otra recomendación de la maestra Peralta es que cuando una persona pase una jornada de ocho horas o más frente a la computadora tome agua constantemente para evitar la resequedad. Agrega que hay que levantarse cada dos horas para caminar unos minutos y de esta manera evitar problemas de circulación, lo cual también repercute en los ojos. Finalmente recomienda mirar a lo lejos y parpadear varias veces para generar más lágrimas.

Cabe mencionar que en el estudio realizado por la maestra Eulogia Peralta participaron 52 trabajadoras de distintas escuelas del IPN, cuyas edades estuvieron entre los 40 y 58 años. Se les seleccionó porque todas ellas trabajan frente a la pantalla de su PC un promedio de ocho horas y debido a que la mayoría de ellas, en ese momento, no contaban con los elementos indispensables para el cuidado de su vista, presentaron varios síntomas como: la sensación de tener tierra o un cuerpo extraño en el ojo, comezón, ardor y ojos rojos.

“Estos síntomas se dan por falta de lubricación ocular, la cual en casos crónicos puede generar conjuntivitis alérgica o infecciosa, así como alteraciones a nivel de córnea que hay que atender de inmediato para que no se conviertan en un problema que a la larga puede perjudicar la visión”, finaliza la
investigación.