imagotipo

La neta y dimensiones de la deuda municipal | Horizonte político | David Colmenares Páramo

  • David Colmenares

La deuda municipal a septiembre de 2015 asciende a 48 mil 250 millones de pesos, 9 por ciento de la deuda total de Estados y municipios, que es de 515 mil 758 millones de pesos.

De 2 mil 445 municipios, 25 representan la mitad de la deuda de todos ellos, concentrada en los ayuntamientos de pocos Estados, alrededor de la mitad, en los municipios de cinco de ellos. Los más endeudados son los más grandes en población y en recursos de participaciones, con Haciendas públicas de mejor nivel que la mayoría generalmente capitales económicas y políticas.

En el caso de la deuda de los 570 municipios de Oaxaca, aproximadamente uno de cada cuatro en el país, asciende a 413 millones de pesos, de la cual 59 por ciento se encuentra en el municipio de Oaxaca de Juárez, el resto en 51 municipios de los 570.

Así, el total de la deuda de los municipios oaxaqueños asciende a 0.8 por ciento del total de la deuda municipal del país, la del municipio de Oaxaca es de la mitad.

La nota publicada en Noticia de Oaxaca menciona que la deuda de la capital en dos años se ha multiplicado 13 veces, al pasar de 22 a 413 millones, y que los municipios del Istmo de Tehuantepec son los que siguen en la escala de endeudamiento estatal, fundamentalmente con Banobras, que les presta a cuenta del FAIS, que es uno de los ocho fondos de aportaciones que forman parte del Ramo 33, lo que de hecho es un anticipo de recursos que se pagan descontando los pagos futuros, en este caso del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal.

Es oportuna la difusión de esta información que invita a la reflexión; claro, hay que considerarla en su exacta dimensión. Lo importante es saber en qué se ha gastado y las proyecciones de su pago, lo que incluso ya estará acotado en la Ley de Disciplina Financiera.

La deuda respaldada por el FAIS y el FAFEF, en el caso estatal, está acotada al periodo de la gestión municipal; es más, su último pago lo hacen un mes antes de que termine su gestión y esto es similar para todo el país, por lo que se puede considerar como un adelanto del Fondo correspondiente; además, no queda un solo centavo de deuda para las siguientes administraciones estatal y municipales.

A los Estados se les han adelantado participaciones, que se tienen que cubrir el mismo año en que se anticipan, por lo cual nunca aparecen como deuda, con un descuento parecido al de los fondos como el FAIS, en cuyo caso lo hace Banobras, por eso se registran estos anticipos como deuda. En ambos casos se pagan intereses.

Un elemento central es conocer cuánto cuesta la deuda, cuándo se pagará y su impacto presupuestal. La deuda de origen no es un complemento negativo, es negativa cuando se contrata de manera oscura, para fines no productivos, disfrazados, y se ejerce con corrupción; para eso están los órganos de control, en el caso de los Estados los entes de fiscalización de los congresos locales.

Ninguna entidad federativa o municipio puede respaldar la deuda con recursos federales, tengamos presente que las participaciones son recursos locales, es la contraprestación que reciben las entidades federativas, a cambio de dejar en suspenso su potestades tributarias más importantes para que las administre el Gobierno federal, son transferencias en efectivo, de libre disposición, no son ya recursos federales, sino estatales y municipales. Caso diferente son los anticipos del FAIS y el FAFEF.

brunodavidpau@yahoo.com.mx

/arm