imagotipo

La nueva actividad legislativa: hacia un parlamento abierto

  • Daniel Ávila Ruíz

  • Daniel Ávila Ruiz

El Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, de cuyo Comité Directivo soy integrante, ha convocado a discutir en seminario varios temas que convergen en la ruta de la conformación de un parlamento abierto en México.

Durante los últimos 20 años el Congreso mexicano ha experimentado importantes transformaciones en su composición política, organización interna, así como en las formas en que lleva a cabo el proceso parlamentario y la toma de decisiones.

A partir de las reformas electorales de la segunda mitad de los noventa, hay en el Poder Legislativo Federal una amplia pluralidad política y una mayor autonomía respecto del Poder Ejecutivo.

Hoy el Congreso de la Unión interviene, no sólo en funciones legislativas tradicionales, sino en otras como las presupuestarias y de control parlamentario, de evaluación y representación.

Paradójicamente, el aumento de tareas y una menor influencia del Poder Legislativo se ha visto acompañada por un incremento en los cuestionamientos sobre su desempeño. La apreciación de especialistas y ciudadanos es, generalmente, de insatisfacción con el desempeño del Congreso. Prevalece en ellos la percepción de que el Congreso es una de las instancias gubernamentales que menos trabaja. Las encuestas de opinión muestran que es una de las instituciones con menores índices de confianza ciudadana, solo por encima de los partidos políticos.

La velocidad de las trascendentes transformaciones que ha vivido el Congreso en años recientes, no siempre ha permitido la sistematización y análisis del trabajo parlamentario que ahí se desarrolla.

Tampoco se han encontrado los mecanismos para dar a conocer dichos cambios. Los informes que se difunden son heterogéneos, (tanto metodológicamente como en contenidos) y no dan cuenta de todas las funciones, reuniones y actividades que se realizan. La insuficiente generación y difusión de información, derivada parcialmente, de vacíos en el marco institucional, impiden el análisis y la evaluación completa del trabajo parlamentario, además de que no contribuyen a la plena transparencia.

En ese contexto, una de las tareas pendientes más importantes y apremiantes es la de sistematizar, analizar y evaluar las funciones que realiza el Congreso, en particular el Senado de la República, para identificar tanto los avances como los principales retos que tiene por delante, como base para la elaboración de propuestas metodológicas que contribuyan a un mejor desempeño legislativo en México.

Al respecto, en el seminario presentarán sus puntos de vista académicos de los más prestigiados centros de investigación y docencia que convergen en la Academia Mexicana de Estudios Parlamentarios (AMEP), miembros de la sociedad civil y legisladores. La cita es el próximo 28 y 29 de septiembre en la nueva sede del Senado de la República a partir de las 9:30 horas. Todo el público interesado en el avance de los procesos de rendición de cuentas en el Poder Legislativo está cordialmente invitado a asistir.
* Senador por Yucatán. Presidente de la Comisión Bicameral del Canal del Congreso, secretario del Comité del Instituto “Belisario Domínguez” e integrante de las comisiones de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico, Juventud y Deporte, de Turismo, así como de Reforma Agraria.