imagotipo

La Palabra Mágica

  • Palabra: Terry Guindi

  • Terry Giundi
  • Lo que resistes, persiste

Alguna vez vi una calcomanía pegada en un coche que decía: “Si te disgusta como manejo, hazte a un lado, súbete a la banqueta en vez de estorbar”. Equivale a interpretar que tal o cual actúa mal, o que la vida sólo es sufrimiento. Se acompañan siempre de pensamientos como, esto es injusto; siempre me toca la peor situación, ten presente que mientras el auto viniese veloz contra nosotros, existe la alternativa de sacar las antenas, aplicar los reflejos y hacernos a un lado.

Mientras mayor sea la resistencia mayor será la persistencia; son directamente proporcionales; ¿para qué perder nuestra energía al enfocarnos en aquello que permitimos crecer al darle la atención casi
completa?

Las artes marciales del Aikido y el Tai-chi se basan en evitar la resistencia con principios como: si te empuja jala; si te jala empuja; lo que resiste, persiste. Para lograr esto debemos contar con flexibilidad, expresión pragmática distinta a la resistencia rígida hacia el momento o evento, aceptación de nosotros mismos, tal cual somos, de los demás, de las circunstancias que estamos viviendo.

Todo ello es diferente a la tolerancia pasiva hacia lo que nos disgusta al hacernos víctimas de las circunstancias. La flexibilidad es un conjunto de posibilidades y opciones alternas, para elegir debemos vivir en un estado permanente de alerta, expandiendo la conciencia, en vez de “ir con la corriente”, es abrazarla y hacer uso constructivo de ella. Su dominio convierte las barreras en plataformas, los problemas en oportunidades. Cuando soplan vientos fuertes se requieren molinos.

Si pensamos en el roble, árbol rígido y fuerte, es útil tener presente que se rompe con facilidad, se quiebra, mientras que una rama al ser flexible, se dobla, posibilitando enderezarse pronto.

Hay una gran fuerza en todo esto, aprendemos a tratar al sol y a la lluvia, al calor y al frío como iguales. Experimentamos la vida como menos dolorosa, con menos lucha, Respondiendo en vez de resistiendo; significa una aceptación total e incondicional de quiénes somos, con quién estamos, qué estamos haciendo en este momento, conviviendo efectivamente con lo que está frente a nosotros. Esto requiere un cambio de actitud y de conducta; implica mantenerse adaptable como el agua cuando toma la forma de lo que la contiene.

La flexibilidad es paralela a la perfección, es mantenernos abiertos a experimentar en lugar de evitar las altas y las bajas; en nuestro trabajo, en nuestras relaciones, en todos los aspectos de la vida diaria. Libres de resistencia aprendemos el fino arte de la felicidad, sin razón aparente. El entendimiento de esta ley y sus conceptos lleva al dominio de todas.

Para llegar al destino deseado el mejor principio es la palabra que como sabes es mágica.

Te invito a visitar mi página www.realizate.com

Twitter@TerryGuindi