imagotipo

La Palabra Mágica

  • Palabra: Terry Guindi

  • Terry Giundi
  • Reinvéntate

 

Al pasear por un museo un cuadro llamó mi atención. Decía así: “Un día decidí reinventarme porque el mundo giraba en mi derredor, decidí hacer de mi vida una historia de cuento de hadas la más cercana y eso soy ahora”. Me quedé unos instantes en mi propia pausa, antes de leer que el autor era Fabiene Verschaere, pensé que la pude haber firmado yo sin duda.

Sonreí; nada es casual todo es causal, me dije; la cotidianeidad que siempre se acompaña de pequeños toques de magia.

El maestro Anthony Robbins dice: “¿Quieres vivir con esa historia tan poco empoderadora el resto de tu vida?”.

La palabra poder que suena a soberbia significa la capacidad o la posibilidad de obrar, de hacer; de producir efectos en individuos o en fenómenos; el empoderamiento crea magia, viene del interior.

La vida es un continuo que requiere ser capaz de reinventarse, de modificar conductas, relaciones, creando nuevos hábitos, abriéndose a posibilidades distintas e infinitas, rompiendo con patrones influimos en el comportamiento de los otros.

Usualmente nos quedamos en nuestro pasado, en la eterna queja. Una historia empoderadora en la cual puedes reinventarte es aquella que contiene éxito, es aquella en la que dejamos atrás el
sufrimiento.

Algunos pregonan su espiritualidad refugiándose en el lugar común al asegurar: “viajo constantemente al interior tratando de encontrarme a mí mismo”, absurdo lejano de cualquier compromiso con nuestra misión. Reinvéntate como un arquitecto al examinar un plano, cambiando columnas, puntos de apoyo donde la construcción es poco sostenible.

El secreto radica en la concepción de una nueva estrategia; en el descubrimiento de los elementos de los que carecíamos antes de esta reflexión, considerando los errores cometidos. Toma tiempo hacerlo, pero también se precisa de un hábito que permita la expansión de nuestros
horizontes.

He comprobado que el obrar del mismo modo que siempre nunca produce resultados satisfactorios, la espera pasiva
tampoco.

La reinvención es el único camino.

Hazlo a partir de tu experiencia logrando una versión mejorada y más completa de ti mismo. Un nuevo amanecer, el mismo sol, pero con diferente visión y actitud.

Sal del cuadro de confort, echa las campanas al vuelo, usa tu imaginación y tu creatividad, cree en tus sueños, deja atrás tu historia de siempre.

Toma las riendas, define el camino que quieres andar, asume lo que te gusta también lo que te disgusta; reinventarte es en suma un objetivo en sí mismo, una
prioridad.

Tenemos los recursos, la habilidad de convertir este en un gran resultado; combina todos estos elementos cohesionada y correctamente.

Esta es tu tarea cotidiana, lo que te mantendrá ocupado, en vez de preocupado, con el corazón abierto y alerta; el Universo te aportará el complemento. Tomar la responsabilidad de hacerlo significa alcanzar un equilibrio energético que te permita crecer.

Adelante… Atrévete a ser feliz, todo cambio es para mejor siempre, pon en marcha tu decisión, lo mereces.

Como las primeras líneas de este artículo señalan con precisión, la palabra es
mágica y su representación también.
twitter@terryguindi

Visita mi página www.realizate.com