imagotipo

La precios y costos en Pemex: la discusión / Horizonte Económico / Luis G. Álvarez Tostado Valdivia

  • Luis G Álvarez Tostado Valdivia

Creí que ya no sería necesario volver a tocar el tema de la baja en el precio del petróleo, pero cada día nos sorprende más; no únicamente el nivel tan bajo que ha alcanzado, sino toda la discusión alrededor de los precios y costos de Pemex.

No podemos dejar de comentar las barbaridades que se han dicho, las nuevas implicaciones y lo que sucederá en los próximos días, pues la caída del precio del barril de petróleo ha sido estrepitosa.

Como referencia, el precio del petróleo mexicano el 13 de enero del 2014 fue de 88.52 dólares por barril y ayer 15 de enero de 2016 fue el más bajo en más de una década, al ubicarse en 20.70 dólares por barril. Dado lo anterior y el conocimiento de los costos de Pemex, se armó una discusión muy interesante; algunos analistas señalaron que para Pemex ya no es negocio la producción de petróleo, pues entre más venda, más perderá, pues su costo es superior al precio de venta.

La subsecretaria de Hidrocarburos de la Secretaria de Energía, Lourdes Melgar Palacios, el pasado martes salió a medios de comunicación y en una entrevista de radio, a pregunta de ¿cuál es el costo del barril de petróleo de Pemex?, comentó que había campos de producción que extraían petróleo más barato de los 21 dólares y que había otros con costos más altos; el entrevistador no supo preguntar por el costo promedio, la respuesta es más trivial y obvia que otra cosa, generalmente, los costos por campos cambian de manera importante, dependiendo de la ubicación, la inversión, la extracción, etcétera.

Lo que vino a profundizar la discusión fue un comunicado de Pemex, el mismo martes 12 de enero, donde se aseguró que el costo de producción es uno de los más bajos a nivel mundial, con un promedio de menos de 10 dólares por barril.

Esto hizo que muchos columnistas, incluyéndome, nos diéramos a la tarea de investigar un poco; en mi caso, encontré dos referencias solidas respecto al costo real de producción de petróleo de Pemex: la primera fue una declaración de 25 de noviembre 2015, de un alto funcionario de UCube by Rystad Energy, empresa noruega dedicada a asesorías en el tema de energía, investigación petrolera y quizás la empresa con la base de datos más potente en estos temas a nivel internacional, la cual declaró que el costo de producción del petróleo del Reino Unido es de 52.50, el de Brasil de 49, Canadá tiene un costo de 41, China de 29.90 y México 23 dólares por barril. La otra declaración fundamental en la discusión es la del propio director general de Pemex, Emilio Lozoya, que hace un año, el 21 de enero del 2015 en el Foro Económico Mundial, en Davos, Suiza, declaró que el precio de producción de Pemex era en promedio de 23 dólares el barril, declaración reproducida por todos los medios nacionales. Inclusive se ha llegado a los extremos de decir que los costos de producción han bajado por la devaluación del peso frente al dólar, que aunque cierto, dicho impacto nunca haría disminuir los costos más de 57 por ciento para que bajaran de 23 a 10 dólares por barril, o aumentaron la productividad más del doble en menos de un año o son más mentirosos que productivos. Posteriormente, el director de desarrollo y producción de la empresa subsidiaria Pemex Exportación y Producción, Javier Hinojosa, aclaró que los 10 dólares es solo el costo de producción y el costo total es de 23 dólares por barril; ahora nos quieren confundir con costos, gastos y costo integrado. Para qué sirve un barril de petróleo en el campo petrolero, es decir, a pie del pozo donde se produjo; obvio que se tienen que sumar los gastos de administración, el de transportación, el de refinación en su caso, etcétera, para tener un costo total; por Dios, no nos confundan más.

Si bien es cierto que Pemex hoy entre más produzca más pierde, también es cierto que sería más grave dejar de producir, pues ni los 21 dólares recuperaría, lo que sí tendría que hacer es un análisis para cerrar los pozos que tengan los costos más altos.

Dentro de la implicaciones, se habla de una restructuración de la empresa; dentro de esto se habla de una disminución adicional del presupuesto por 70 mil millones de pesos, de la salida de 13 mil trabajadores, por jubilaciones y un programa de jubilación anticipada, una disminución adicional en el gasto de inversión. El juego que hoy juega Pemex se llama reducción de costos a como dé lugar. Solo hay que considerar que en los próximos días se esperan niveles de 15 dólares por barril.

Ojalá que ya no continúe la caída de los precios del petróleo, porque lo que está en juego no es solo la estabilidad financiera de la empresa, sino también la del Gobierno, pues cerca de 30 por ciento del presupuesto se financia con recursos provenientes del petróleo.
gerardo_tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter @gerastostado