imagotipo

La realeza y el suicidio | El Mundo de la Realeza | Mariana Vargas Ruiz

  • Realeza: Mariana Vargas

Este es un tema delicado. Pero, vamos a ver tres casos de suicidio en la realeza, uno en la inglesa y otros dos en la familia real iraní. Yo creo que la sociedad tiene este tema como tabú, pero, al igual que la sexualidad humana, es un derecho fundamental el poder tener la decisión de elegir seguir con vida o cortársela.

Quiero aclarar que los padres deben de estar al pendiente de sus hijos, de su cambio de carácter, de sus amigos… En cuanto a la realeza, sus hijos crecen con niñeras y, a veces, están muy lejanos a sus padres.

PRÍNCIPE ALFREDO de Sajonia Coburgo Gotha.

PRÍNCIPE ALFREDO de Sajonia Coburgo Gotha.

Tenemos el caso de un nieto de la reina Victoria (1819-1901), de Gran Bretaña. El príncipe Alfredo Alejandro Guillermo Ernesto Alberto, príncipe heredero del ducado de Sajonia Coburgo Gotha, fue el único hijo varón de Alfredo I de Sajonia Coburgo Gotha y de la gran duquesa María Aleksándrovna de Rusia, hermano de la reina María de Rumania.

Nació en el palacio de Buckingham el 15 de octubre de 1874, y cuando muere su tío abuelo, Ernesto I, sin descendencia, el príncipe de gales, el futuro Eduardo VII, renunció para él, y su descendencia masculina, a la sucesión al trono ducal, por lo que su hermano, Alfredo, duque de Edimburgo, padre del futuro suicida, ascendió al trono ducal de Sajonia Coburgo Gotha como Alfredo I. Su único hijo varón, como todo príncipe, tuvo diversos amoríos y contrajo sífilis. El estudio en el colegio militar.

En 1895 Buckingham anunció el compromiso del príncipe con Elsa de Wutemberg, cuyo matrimonio no se llevó a cabo. Se dice extraoficialmente que el príncipe, quién se suicidó en enero de 1899, ya estaba enamorado de otra persona, con la que no podía casarse. Aunque oficialmente, se comenta que padeció depresión a causa de su enfermedad.

Dos hermanos Alí Reza Pahlaví 

ALÍ REZA Pahlaví se suicidó cuando su novia estaba embarazada.

ALÍ REZA Pahlaví se suicidó cuando su novia estaba embarazada.

(12 de marzo de 1966- 4 de enero 2011). Tercer hijo de Farah Diba y del fallecido Sha de Irán Mohammad Reza Pahlaví. Según Wikipedia, el príncipe tenía 12 años de edad cuando destronaron a su padre, y tras la muerte del soberano en 1980 en Egipto, el príncipe prosiguió sus estudios superiores en las universidades de Princeton y de Columba.

Wikipedia también afirma que “El 4 de enero de 2011, los medios informaron que Alí Reza Pahlavi había cometido suicidio en su apartamento de South End en Boston, después de un largo periodo de depresión. La policía de Boston dijo que había muerto de una herida de bala autoinfligido. La Policía dijo que los oficiales respondieron a una llamada al 911, y encontraron a Alí Reza Pahlavi muerto en su casa sobre las dos de la madrugada. La declaración oficial en la página web de su hermano, el príncipe Reza Pahlavi, fue:

Como millones de jóvenes iraníes, también estaba profundamente preocupado por todos los males caídos sobre su amada patria, así como llevar la carga de la pérdida de un padre y una hermana en su joven vida. A pesar de que luchó durante años para superar su dolor, finalmente sucumbió, y durante las primeras horas de la madrugada del 4 de enero de 2011, en su residencia de Boston, se quitó la vida, sumiendo a su familia y amigos en un gran dolor lí Reza Pahlaví nunca contrajo matrimonio, aunque tuvo una hija póstuma con su pareja, Raha Didevar: Princesa Iryana Leila Pahlaví (26 de enero de 2011)

Leila Pahlavi

LEILA PAHLAVI también se suicidó.

LEILA PAHLAVI también se suicidó.

Soltera, hija menor del sha y de la emperatriz de Irán, hermana menor del anterior, según la misma Wikipedia “Sufrió de anorexia nerviosa, problemas de baja autoestima y depresión grave, motivo por el que pasó bastante tiempo en tratamiento en clínicas especializadas de Estados Unidos y Gran Bretaña.

El 10 de junio de 2001 Leila falleció en la habitación donde se hospedaba en el hotel Leonard de Londres (Inglaterra). La autopsia reveló que su cuerpo contenía dosis de secobarbital -un barbitúrico usado en el tratamiento del insomnio- cinco veces superiores a las mortales, además de una pequeña cantidad de cocaína. Conforme a los resultados de la investigación judicial, la princesa podría haber robado los medicamentos de la consulta de su médico durante un examen rutinario. Finalmente, consumió unas cuarenta pastillas, cuando la prescripción es de no más de dos.”Como he comentado, este es un tema tabú, así que pongo dos opiniones a favor del suicidio, aunque yo pienso en esto como libertad de expresión. No sabremos porque los príncipes tomaron este paso, aunque haya una versión oficial. Se debe de tomar en cuenta el sentimiento de cada persona.Según Diego Hernández Meneses, “el suicidio es el acto en el que una persona realiza un proceso por el cual ya tiene entendido, tendrá de resultado la muerte… creo yo, además, que es de valientes aceptar el momento en el que te encuentras en un callejón sin salida. Aferrarse al cuerpo, con la excusa de tener la esperanza de encontrar una salida que revierta su situación desfavorable y denigrante, sabiendo, bien en el fondo, que esto no sucederá así es un acto de cobardía que debería ser altamente condenado”.

Mientras que Ángel Alonso Salas opina que “este derecho a morir” tiene los siguientes retos y aspectos a reflexionar: el derecho a suicidarse no debe estar limitado a los enfermos terminales; establecer los criterios para aquellos sujetos que, a pesar de ser “menores de edad”, son lo suficientemente maduros para afrontar una decisión de esta envergadura; establecer los límites y precauciones para evitar que se practique un homicidio a sujetos que tengan algún tipo de discapacidad, a enfermos mentales o a seniles, se tendrían que reformular cuestiones sobre homicidios y suicidios en la terminología constitucional, penal y clínica, una modificación de los valores de una tradición judeo-cristiana, como el valor excelso de la vida por sí misma; establecer mecanismos y modificaciones a las cuestiones de pólizas de seguros y abogados, etc.”.

Y usted ¿qué opina?

mariza74201122@hotmail.com

Facebook: Mariana Vargas Ruiz