imagotipo

La reconstrucción del tejido político (VI) / Razón de Estado / Joaquín Narro Lobo

  • Joaquín Narro Lobo

Concluyo esta serie de entregas sobre la reconstrucción del tejido político que actualmente se encuentra roto en varios de sus espacios por culpa de una desconfianza social generalizada provocada por factores como la mentira y el engaño de la clase política, su enriquecimiento injustificable, ilícito y exponencial, el exacerbamiento de la corrupción y la impunidad, así como la frivolización del ejercicio público, entendiendo éste como espacio para la opulencia y el lujo y no como posibilidad de servicio para la comunidad. Sin embargo, y como también hemos señalado, es necesario y casi obligatorio hacer algo para rescatar a la política de la crisis en que se encuentra, ya con el actuar de quienes forman parte de ella, ya con el de la misma sociedad.

México ya no puede soportar mucho tiempo más. Sociedad y clase política estamos haciendo todo lo necesario por “continuar hundiendo el barco”. O comenzamos a trabajar por sacar a flote al país, o en poco tiempo nos daremos cuenta que hemos perdido todo. Desconozco si los políticos de tal o cual partido, de aquella o esta organización de la sociedad civil, de uno u otro grupo empresarial, con determinada creencia religiosa o sin ella, tienen otro país. Yo soy mexicano y México es el único país que tengo y que quiero tener, y para ello necesitamos darnos cuenta que tenemos un problema y debemos comenzar a actuar.

No es posible que los políticos sigan pretendiendo que aquí no pasa nada, que el momento es eso, un espacio del tiempo y no un problema de fondo y de raíz que solo continuará agravándose. No es justo que sigan esperando que las cosas cambien por decreto, por cambio del control de determinadas posiciones o por término de una administración. No es creíble que tengan el cinismo para pretender que el problema no es de ellos, sino de una sociedad que intolerante y obcecada que nos los comprende. ¡Paren ya la impunidad y la corrupción! ¡Detengan esta forma absurda de hacer política sin escuchar a la gente! ¡Absténganse de seguir utilizando el poder para servirse a sí mismos en lugar de servir a los demás!

La sociedad no está mucho mejor que la clase política, esa emanada de aquella. Es necesario ser autocríticos y darnos cuenta que si nos encontramos en esta encrucijada, es por la responsabilidad de todos. ¡Basta ya de acusaciones hacia los políticos que solo son reclamos estériles! ¡Basta ya de dobles morales que “avientan la piedra y esconden la mano”! ¡Basta ya de situaciones sobrediagnosticadas sin propuestas de solución! México reclama de su sociedad acciones concretas e inmediatas, individuales y colectivas, que comiencen a mostrar un cambio drástico en la cultura cotidiana de sus ciudadanos.

Nos estamos acabando a México en reclamos inútiles que nadie parece entender ni mucho menos atender. Todos, unos y otros, estamos matando la viabilidad de este país, de mí país. O hacemos un alto en el camino y comenzamos a virar la ruta de este barco, o sociedad y Gobierno estaremos enfilando a la Nación al precipicio. Es momento de reconstruirnos todos, sociedad y Gobierno. Es momento de ser más grandes que el encono y los errores.

* joaquin.narro@gmail.com   Twitter @JoaquinNarro