imagotipo

La reforma en riesgo… la otra cara / Jorge Schiaffino Isunza

  • Jorge Schiaffino

Después de años de transformación política y cambio democrático impulsados por la agenda de partidos políticos ante la hegemonía del PRI y la propia decisión de partido en el poder durante 70 años para generar espacios de representación popular y afianzar los derechos políticos de los habitantes de la Capital de la República Mexicana, finalmente se logró avanzar a una nueva etapa en lo que hoy se conoce como la Reforma política de la Ciudad de México.

Sin embargo, surgen ahora sí los nuevos retos o las nuevas condiciones, que varios actores y grupos políticos buscan para tratar de imponer su visión ideológica en lo que será el texto constitucional de la reciente entidad creada por la reforma. Aparecen los intereses que tanto han dañado a la ciudad, y que son tan mezquinos que pretenden hacer de este hecho un escenario para asegurar proyectos personales o dejar una mediocre huella en la historia anteponiendo lo individual y lo político ante lo importante que es, sin duda, asegurar desde el texto de la Ley un poder político y una forma de Gobierno a favor de los derechos y libertades de los ciudadanos.

No solo se inicia el canibalismo y la pugna que antecede la génesis de la Constitución, se vislumbra el botín que algunos creen es la Asamblea Constituyente y los espacios para que actores ahora fundamentalistas se envuelvan en el manto de constitucionalistas puros con la intención de convertir a la Constitución en un premio a su visión de ver y hacer política, así de miopes y de oportunistas se han manifestado ya muchos que alzan la mano para reincorporarse a la arena política y concentrar sus energías en el lucimiento personal y en un caudillismo que de nada sirve a la Ciudad de México.

Desde 1997 existe un predominio de los pseudo partidos de izquierda en la ciudad cuya pugna derivó en la atomización electoral desapareciendo de las contiendas electorales al PAN y al PRI sin que en estos casi 20 años los resultados tengan un verdadero reconocimiento de la sociedad.

Las condiciones políticas y económicas actuales ¿serán? factores de presión para el Gobierno y los partidos políticos cuando se habrán de realizar elecciones en 12 Estados del país.

La oposición será capaz de abandonar su postura radical y enfrentará este proceso bajo un discurso propositivo y no saboteador.

De qué forma será cubierto por los medios de comunicación en el balance informativo entre las diversas posturas y ante los seguros actos estridentes de alguno o algunos personajes que esperan el escenario para continuar su proyecto personal.

Será una campaña populista, habrá candidatos no solo con el respaldo popular sino con la vocación por la ciudad y para trabajar para ella.

Qué tanto habrá de mantenerse lejos de la tentación el jefe de Gobierno de manipular mediante la fuerza operativa de la administración para alinearse, deslindarse, atacar, mediatizar o impulsar aspirantes a la Asamblea y proyectos de Constitución.

¿Los detalles contenidos en la convocatoria y además el presupuesto para las campañas formarán parte de este cambio estructural que espera la ciudadanía?

No debemos olvidar que la reforma ha dejado debates de fondo a un lado hasta el momento, tales como si se habrán de dividir delegaciones como Iztapalapa, GAM y Álvaro Obregón, el tema de las finanzas públicas o la forma en que operará la coordinación fiscal de la Ciudad así como de las demarcaciones territoriales, una reforma administrativa y de la administración pública y de igual forma el tema sobre el Poder Judicial, no se diga servicios entre muchos más.

Iniciado este proceso vendrán una a una las controversias y dificultades, ahí se conocerá a los verdaderos progresistas y a los reiterantes retrogradas.

Al tiempo.
*Exlegislador

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx