imagotipo

La renegociación del TLC

  • Mireille Roccatti

El tiempo corre inexorable y algunas de las promesas de campaña del republicano Trump y en las que basó su arribo a la Casa Blanca, comienzan a cristalizar. La administración de Donald Trump presentó finalmente, en forma oficial, la notificación al Congreso de Estados Unidos, de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA).

Por otra parte la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR), publicó en el Federal Register, la solicitud de comentarios, de las partes interesadas, en torno a los objetivos de la renegociación del Tratado Trilateral.

A su vez, el Comité Intersecretarial de Política Comercial (Trade Policy Staff Committee/TPSC), está solicitando la presentación de comentarios respecto de diversos temas, entre los que destacan: Objetivos de la negociación, a nivel general y por producto; costo económico y beneficios para los productores y consumidores estadounidenses derivados de la remoción de cualquier arancel que aún este vigente y del retiro o reducción de barreras no arancelarias en el caso de productos que se intercambien con el Canadá y México.

Asuntos relacionados con temas aduaneros y facilitaciones comerciales, medidas sanitarias y fito-sanitarias, obstáculos al comercio de servicios, problemas en materia de comercio digital, problemas en materia de derechos de propiedad intelectual, problemas en materia de inversiones, problemas en materia de compras gubernamentales, problemas en materia ambiental y problemas en materia laboral, entre otros.

Como puede observarse por el lector en Estados Unidos se iniciaron dentro del proceso legislativo, los mecanismos de consulta y participación de todos los sectores involucrados. Esperamos que pronto en nuestro país, inicien estos estos procedimientos para legitimar nuestro posicionamiento y sean considerados los intereses de nuestros, industriales y productores.

En el caso específico del sector agroalimentario, diversos grupos de productores, en especial de granos, están presionando para que la propuesta de modernizar el NAFTA no cause daños, debido a la enorme importancia que ha tenido y seguirá teniendo, para ellos, este tratado trilateral.

Lo importante es que una vez conocidos los temas específicos que buscan renegociar nuestros vecinos, fijemos posturas concretas e introduzcamos los temas de nuestro interés en las negociaciones y sobre todo, que nuestro equipo negociador actué con decisión y firmeza en defensa de los intereses de México y los mexicanos.    

*La victoria favorece siempre a los que están unidos