imagotipo

La revolución perfecta / Juego de Palabras / Gilberto D’ Strabau

  • Gilberto Destrabau

En la presentación de la Ley de Zonas Económicas Especiales, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, utilizó la frase “democratizar la productividad” y Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, afirmó que “ México cuenta con sus empresarios, y sus empresarios con México “. Ambas expresiones me hicieron recordar aquellos años en que la economía mixta regía en México, con resultados notables. Y es que, durante 65 años el Artículo 28 de la Constitución no fue tocado, todo un record para un documento que ha sido reformado 618 veces.
Los cuarenta (sin el tres)

Desde el Gobierno de Ávila Camacho – 1940/1946 – el Estado desempeñó un importante papel, al asumir un alto grado de intervencionismo y regulación de la actividad económica para impulsar el desarrollo en México. La estrategia de crecimiento se basó esencialmente en la sustitución de importaciones y el aislamiento del aparato productivo de la competencia internacional. Esto funcionó durante tres décadas o algo así, al cabo de las cuales el Gobierno federal tenía participación en 45 ramas de la economía. En 1982, poseía mil 155 empresas, en 1988 poseía solamente 412.

O sea, que con Miguel de la Madrid debuta – o de lo que sea – el neoliberalismo en México, que consiste esencialmente en la cancelación de la economía mixta y la prevalencia de la iniciativa privada – los mercados dirían algunos – en la economía. Con Salinas de Gortari el neoliberalismo alcanza su apogeo, con las reformas al Artículo 27 que permiten la entrada al libre mercado de la tierra ejidal y comunal, la producción agropecuaria y forestal a gran escala vía la inversión del gran capital nacional y extranjero, la implementación de programas asistenciales para los campesinos pobres que al ser considerados sectores infuncionales, quedan excluidos del esquema de desarrollo, y el gran paso hacia la globalización que constituye la entrada al Tratado de Libre Comercio de la América del Norte (TLCAN), en 1990.

Posteriormente, en los años 1994-2000 del período presidencial de Ernesto Zedillo, el neoliberalismo continuó su marcha. Se vuelve a modificar el Artículo 28, esta vez para permitir la participación del capital privado en las áreas de comunicación, vía satelital y los ferrocarriles, y creando las Afores, transformando con ello la seguridad social de los trabajadores.
Los dos mil

Pasemos velozmente sobre la “ docena trágica “ y lleguemos al Gobierno de Enrique Peña Nieto, que recupera la economía mixta mediante las obras público-privadas, las asociaciones productivas entre el Estado y la IP, especialmente en el área energética, y ahora lanza las Zonas Económicas Especiales, de las cuales es interesante destacar que cancelan la exclusión del esquema de desarrollo de las poblaciones marginadas, combinando programas asistenciales con un modelo basado en el crecimiento económico.

Videgaray democratizando la producción, Gutiérrez Candiani acuñando este slogan, nos devuelven a los años dorados del preneoliberalismo. O sea, lo que alguna vez se dijo del movimiento social mexicano de 1910, que era la Revolución Perfecta. 360 grados.

Buenos días. Buena suerte.

juegodepalabras1@yahoo.com/

Sitio Web: juegodepalabras.mx