imagotipo

La SCJN ¿a favor de la censura?

  • Betty Zanolli

  • Betty Zanolli Fabila

El próximo 7 de noviembre, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) discutirá un tema de trascendental importancia con relación a los derechos humanos, en esta ocasión en materia de libertad de expresión. Sin embargo, ese día: la impunidad, rapacidad y descaro con los que se conducen políticos y partidos políticos en nuestro país, podrían anotarse un gran triunfo si el pleno de la SCJN falla a favor del proyecto que ha elaborado el ministro Alberto Pérez Dayán, con motivo de las acciones de inconstitucionalidad promovidas por los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Morena -122/2015 y 124/2015, acumuladas a la 125/2015 interpuesta a su vez por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)-, demandando el primero, a través de Agustín Basave, la invalidez del Decreto por el que se expide la Ley Reglamentaria del Artículo 6°, párrafo primero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en Materia de Derecho de Réplica (LDR) y reforma y adiciona el artículo 53 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación (LOPJF), publicado en el Diario Oficial de la Federación el 4 de noviembre de 2015, Morena, a través de Andrés López Obrador, la inconstitucionalidad de los artículos 2, fracciones II y III, 3 párrafos segundo y quinto, 8, 10 primer párrafo, 16, 21 párrafos segundo y tercero, 36 segundo párrafo, 37 y los preceptos contenidos en los capítulos II y III de la referida ley y el artículo 53 de la LOPJF, y la CNDH solicitando la declaración de invalidez de los artículos 4, en la porción normativa “y cualquier otro emisor de información responsable”, así como los artículos 38, 39 y 40 de la LDR.

El proyecto plantea que del artículo 3º de la ley, que a la letra dice: “Toda persona podrá ejercer el derecho de réplica respecto de la información inexacta o falsa que emita cualquier sujeto obligado, previsto en esta ley y que le cause un agravio”, sean omitidas las calificativas de información “inexacta o falsa”, que a juicio de Basave y López Obrador son “inconstitucionales”. Lo cual, de ser aprobado, permitiría que aun frente a información exacta y cierta, bastaría que cualquier persona se “sintiera agraviada” para ejercer su derecho de réplica, comprendiendo en tiempos electorales a órganos como el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). A este respecto, el ministro Pérez Dayán subraya que la libertad de expresión está limitada cuando implica ataques a la moral, derechos de terceros y orden público. Sin embargo, de admitirse su proyecto, a contrario sensu, prácticamente ninguna información podría ser publicada, aun siendo exacta y cierta, lo que vulneraría a su vez, no solo la libertad de expresión de los denunciantes sino también derechos fundamentales como el derecho a la información y a la transparencia de que goza la sociedad. Y algo más, anticonstitucional y contrario al espíritu del artículo 13, la propuesta promueve que los medios de comunicación queden sometidos a la jurisdicción del INE y del TEPJF en tiempos electorales.

En pocas palabras, de avalar esta contrainterpretación la SCJN, la libertad de expresión en México quedaría condenada a una neocensura de potencialidad ilimitada, algo por demás conveniente previo a las próximas elecciones presidenciales, mientras la impunidad, opacidad, falta de transparencia y sobre todo corrupción, en todos sus niveles seguirían haciendo de las suyas con renovada e inusitada fuerza. Pero no hay de que extrañarnos, así como la SCJN se ha caracterizado sobre todo en los últimos años, por ir acotando y nulificando, a través de sus distintos fallos, los alcances constitucionales logrados en materia de derechos fundamentales, privilegiando intereses particulares específicos por sobre del interés público, de igual manera hoy en día si hay dos partidos políticos cada vez más alejados de la ideología que les dio origen son el PRD y Morena. ¿Qué tendrán qué ocultar que les preocupa tanto este tema? Aquí una prueba de su doble discurso y moral: si, los mismos que manejan todos los partidos y a los que favorecería estratégicamente una resolución judicial a los intereses del PRD y Morena, pero que en el caso de estos últimos los ubica en la antípoda ideológica de la posición de izquierda de la que se dijeron y dicen profesantes y defensores, pero que solo han desnaturalizado y pervertido a costa de la sociedad en su lucha por alcanzar el poder, para desgracia nuestra y de nuestra realidad político-social.
bettyzanolli@gmail.com

@BettyZanolli