imagotipo

La singular pareja de Macron

  • Alejo Martínez

A raíz de la victoria de Emmanuel Macron en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Francia, celebradas el pasado domingo 23, cuando llegó en primer lugar asegurando su pase a la segunda vuelta del próximo domingo 7 de mayo, los reflectores de medios masivos de comunicación y de buena parte de la opinión pública mundial se han centrado en averiguar sobre su tan atípica como sorprendente trayectoria política. Pero además, hay otro elemento que excita la curiosidad, su también atípico matrimonio con una singularmente hermosa mujer que está orgullosa de su edad, la vive a plenitud y no la oculta, aun cuando sea 24 años mayor que su joven esposo, a quien las encuestas señalan ya como el futuro presidente de Francia.

Ellos se conocieron en 1993 cuando Macron tenía 15 años y BrigitteTrogneux, ya entonces casada y con tres hijos, tenía 39 años. Ella era profesora de francés en el liceo jesuita “La Providence”, en la ciudad de Amiens. Quizá por ello se afirma con frecuencia que Brigitte fue su profesora, pero en realidad no fue así. Sucedió que, de acuerdo con el nuevo libro “Les Macron” de Caroline Derrien y Candice Nedelec, fue de la segunda de sus hijos, Laurence, la compañera de estudios de Emmanuel, de quien Brigitte oyó los primeros comentarios acerca de: “ese loco que sabe todo sobre todo”. Según narró la propia Brigitte a la revista Paris Match, escuchó también a sus colegas que “no paraban de hablar de él”, por lo que intrigada acerca de ese “pequeño genio” que le describían, ella decidió proponerle realizar un curso de teatro.

Todo indica que fue en el transcurso de esa relación en torno al arte dramático que el caprichoso cupido decidió lanzar sus certeras flechas y por más que la considerable diferencia de edades y más que ello, la enorme distancia en los modos de vida, no parecían conformar un terreno propicio, el poder de cupido superó los adversos obstáculos y dos almas de apasionados “nerds” se deslumbraron por sus mutuos talentos y sintieron el impacto de una poderosa atracción, que en aquel tiempo se tradujo solo en amor platónico.

Interrogados por la prensa algunos compañeros de la época en el liceo, comentan que la profesora citaba con frecuencia a Emmanuel como ejemplo, impactada por su talento para escribir y leía sus poemas delante de todos. Los padres del dotado joven de 16 años, dos médicos, no veían con buenos ojos el atípico enamoramiento de su vástago, así que decidieron alejarlo de ella, enviándolo a estudiar a París. Él, dolido se resistía pero tuvo que acatar la realidad, así que no le quedó más remedio que plegarse a la voluntad paterna, aunque a los 17 años le advirtió a su Dulcinea que pasara lo que pasara, él se casaría con ella.

Después de terminar con éxito sus estudios superiores en las instituciones más prestigiosas de Francia, como es la École Nationald’Administration (ENA) en donde se forma gran parte de la elite política que dirige al país y el Collège Universitaire de Sciences Po, Emmanuel insiste en buscar y acercarse a Brigitte. Como ahora se puede constatar lo logró y consiguió cumplir su advertencia de casarse con ella en 2007, cuando tenía 29 años.

Quien desee ampliar la información sobre este affaire amoroso y ver algunas fotos que muestran a estas dos extraordinarias personalidades y a la hija Laurence, hoy cardióloga de la misma edad de Macron, pueden visitar la página http://www.dailymail.co.uk/news/article-4438296/At-age-17-Emmanuel-told-d-marry-me.html#ixzz4fIMPixsk.
amartinezv@derecho.unam.mx @AlejoMVendrell