imagotipo

La tiendita del horror

  • Entre Piernas y Telones : Hugo Hernández

HUGO HERNÁNDEZ
Para nadie es un secreto que las grandes figuras de múltiples disciplinas iniciaron su preparación siendo apenas unos niños. Sucede en la natación, la música, la gimnasia, el ballet… De hecho así es en el deporte y en el arte en general. ¿Por qué el teatro musical habría de ser la excepción?

En las naciones que son potencia en estos ámbitos, la preparación es exhaustiva desde los primeros años. Solo así se consigue la excelencia.

Por ello es que se aplaude enormemente la labor que desarrollan escuelas como Artestudio, que se encuentra a la cabeza en la enseñanza y práctica de toda la actividad ligada al mundo de los musicales, y que mejor demostración de ello que la puesta en escena de La Tiendita del Horror, que todos los martes de julio hace temporada en el teatro Julio Prieto.

La Tiendita del Horror nació como película no musical en 1960, y se hizo famosa por dos razones, primero porque se filmó en apenas tres días, y luego porque incluye en su elenco a uno de los actores que con el tiempo se convertiría en una de las máximas figuras del cine: Jack Nicholson.

La historia llegó a Broadway convertida en musical en 1981, y regresó al cine, ya en este género, en 1986.

En nuestro país, el musical se ha presentado en dos ocasiones a nivel profesional. La primera a mediados de los años 80 en una puesta encabezada   por Sylvia Pasquel, Manuel Landeta y Nando Estevané), y en otro montaje menos afortunado en 2010.

Por ello es un gusto ver esta puesta en escena que si bien es estudiantil, tiene el nivel de un montaje profesional.

Rafa Maza, director de escena, traductor y adaptador de la obra, ha hecho un gran trabajo pues saca de cada uno de los integrantes lo mejor, y hace que al público se le olvide que es una obra amateur.

A ello contribuye enormemente todo el equipo creativo y de producción (Pablo Rodríguez, Diego Medel, Raúl Irabién, Miguel Tavera Erika Ávila; y los incansables y entusiastas Mauricio Salas y Efraín González)

Un reconocimiento muy especial al talentoso elenco que participa en el montaje. Una treintena de jóvenes que alternan en los personajes y que son la semilla que seguramente florecerá enormemente en el mundo del teatro musical de los próximos años.

Esta semana en Broadway actuaron juntos en la obra Chicago, Bianca Marroquín y Jaime Camil. Mexicanos triunfadores en el mundo del teatro musical. Esperemos que como ellos, muchos de los chicos que hoy están en La tiendita del horror y en Artestudio, estén por allá. Tienen con qué!!!!